SEVILLA

Vaclik-Bono, un duelo bajo los palos mirando a la Supercopa

El checo era indiscutible pero el marroquí le quitó la titularidad con una gran fase final de Europa League y Lopetegui debe decidir a qué portero alinea en el Bayern-Sevilla.

Los porteros del Sevilla Tomás Vaclik y Yassine Bono juegan un duelo bajo los palos mirando a la Supercopa de Europa contra el Bayern de Múnich en Hungría.

Tomas Vaclik y Yassine Bono se repartieron los minutos del primer amistoso de pretemporada del Sevilla, el martes ante el Levante, y es probable que ambos vuelvan a hacer lo mismo esta tarde en el doble encuentro (dos de 90 minutos) que el equipo de Nervión juega ante el Athletic a las 17:30 y las 19:30 en San Pedro de Pinatar. Será el último ensayo del que disponga Lopetegui antes de la Supercopa contra el Bayern, el próximo jueves, y quizá los dos porteros se jueguen también el puesto para ese partido de Budapest.

Cuenta con ventaja el marroquí, que por cierto siguió con su magnífica racha de victorias al no recibir ningún tanto durante la segunda mitad ante los granotas, que permitió al Sevilla remontar un 0-2. Bono fue uno de los grandes héroes de la Europa League parando un penalti a los Wolves en cuartos, salvando varios manos a mano contra el United en semifinales y deteniendo también una contra a Lukaku en la final ante el Inter.

Yassine se encontraba entonces cedido por el Girona y parecía con pie y medio fuera de Nervión, pero sus actuaciones estelares provocaron que Monchi lo haya adquirido en propiedad, algo que se confirmó hace pocos días. Sólo recibió un tanto en las cuatro últimas jornadas de Liga y dejó su meta a cero dos veces en Alemania. Todos apuestan por su titularidad en el Puskas Arena.

Pero intenta ponérselo difícil Vaclik, que de la noche a la mañana ha pasado de indiscutible a número dos. El checo estaba cuajando una más que notable temporada hasta que se lesionó de la rodilla contra el Eibar, en la jornada 34. Quedaba un mes para la fase final europea y de hecho llegó a ella en condiciones físicas, pero para entonces Bono ya se encontraba en racha y Lopetegui, con buen criterio, decidió mantenerle bajo los palos. Vaclik, por cierto, entra ahora en su última temporada de contrato y el Sevilla debe negociar con él para ampliar esa vinculación después de dos campañas en las que ha jugado a muy buen nivel.