SEGUNDA DIVISIÓN

Las casas de apuestas patrocinan a 16 clubes de Segunda

Tras el acuerdo del Rayo Vallecano con William Hill, están en el 73% de los equipos. Además, tienen una mayor presencia que en los de Primera, donde alcanzan el 70%.

Raúl Guti, con el Zaragoza y la publicidad de William Hill en la manga.
J.M.ROMERO DIARIO AS

EI Rayo anunció este jueves que William Hill se convertía en su nuevo patrocinador oficial para esta 2020-21, pasando a engrosar una lista en la que figuran Zaragoza, Las Palmas, Fuenlabrada, Oviedo, Albacete, Ponferradina, Mirandés y Alcorcón —renuevan su contrato— y a la que también se han sumado Sporting, Málaga, Logroñés y Sabadell. Sin embargo, estos 13 clubes de Segunda no son los únicos vinculados a una casa de apuestas. También lo están Mallorca (Betfred) y Espanyol y Leganés (Betway), por lo que el total asciende a 16.

Se concluye, por tanto, que el 73% de los equipos de Segunda cuenta con una casa de apuestas entre sus patrocinadores. Una presencia ligeramente superior a Primera, donde alcanza el 70%. No obstante, ni todas las entidades las tienen como patrocinador principal, ni todos los equipos lucen publicidad en la camiseta. Existen diferentes fórmulas y cada club tiene su propio acuerdo. Almería, Castellón, Cartagena, Girona, Lugo y Tenerife son los únicos equipos de Segunda que no se han vinculado al sector de las apuestas, mientras que en Primera tampoco lo han hecho Eibar, Elche, Getafe, Huesca, Real Sociedad y Valladolid.

Y es que, más allá del debate ético, ahora mismo el futuro resulta bastante incierto. El ministro de Consumo, Alberto Garzón, se pronunció sobre la idoneidad de que las casas de apuestas patrocinen a las entidades deportivas durante una entrevista en LaSexta: "Es una temeridad que los clubes estén firmando por dos o tres años. Se están equivocando radicalmente. Tendrán que corregirlo porque la ley es la ley y estamos ante un problema muy importante", apuntó, a la espera de la aprobación, en octubre, del Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las actividades del juego.

El último borrador se endurecía respecto al presentado en febrero y desaparecían las excepciones referentes al fútbol. Las que atañen de forma más concreta al patrocinio se ampliaban hasta la prohibición de usar "el nombre, marca o denominación comercial de un operador para identificar una instalación deportiva". Tampoco se podrá "sustituir o añadir al nombre de un equipo o competición el nombre o la denominación comercial de un operador". Y en cuanto a la publicidad en los recintos "deberá ajustarse a las limitaciones horarias". Más contundente aún se muestra el punto 4 del artículo 12, en el que especifica: "No será admisible el patrocinio en camisetas o equipaciones deportivas". Por lo que resulta paradójico que los clubes sigan firmando acuerdos que, en apenas unos días, puedan quedar en papel mojado. Sin ir más lejos, el Atlético anunció ayer el suyo con Versus.

Desde el otro punto de vista, el empresarial, se estima que estas medidas tendrán un fuerte impacto para los equipos de LaLiga, cuyas pérdidas rondarán los 80 millones de euros. De hecho, los patrocinios son su principal fuente de ingresos por detrás del dinero percibido de las televisiones. A pesar de lo que esto supondrá, la patronal no teme por la viabilidad de los clubes, que sí tendrán que enfrentarse a un reajuste importante. Este negocio, el correspondiente al sector de las apuestas, aporta en impuestos 1.900 millones de euros a las arcas del Estado y genera casi 50.000 empleos en España.