VALENCIA

Javi Gracia, el clavo ardiendo del Valencia

La afición se aferra al técnico navarro tras una pretemporada convulsa, marcada por la crisis social y la salida de jugadores.

Javi Gracia, el clavo ardiendo del Valencia
DAVID GONZALEZ DIARIO AS

El Valencia consumó ayer la salida de Cristiano Piccini. El italiano es el octavo futbolista que sale del vestuario con respecto a la plantilla del curso pasado (Parejo, Coquelin, Ferran, Rodrigo, Garay y los cedidos Jaume Costa y Florenzi). Por la puerta, de momento, no ha entrado ninguno. Anil Murthy augura refuerzos, aunque avisa que hasta el 5 de octubre el mercado estará "abierto" y por ello pedía "paciencia" a una afición que a día de hoy solo tiene un clavo al que agarrarse: Javi Gracia. Eso sí, el valencianismo se agarra con fuerza y confianza.

El navarro entró con buen pie entre los aficionados por no tener más padrino que su trayectoria y durante el verano se ha ganado a los futbolistas. A partir del domingo, cuando unos se vean en el once y otros en la grada, empezará otro capítulo del romance y ahí entrarán en escena sus 323 partidos en los banquillos para mantener el idilio con ellos. Pero sus mensajes, directos y claros sobre lo que piensa de cada uno, los han agradecido los jugadores y también sus respuestas entre tanta niebla alrededor del equipo (se ganó el respeto de los suyos cuando sintieron su respaldo por el retraso de la nómina de julio).

Gracia, cuyo nombre llegó a la terna que barajó Anil Murthy a través de su representante, hallando aval en los informes de Miguel Ángel Corona, fue finalmente el elegido tras una reunión en Madrid y una conversación por ‘Zoom’. De Gracia se valoró su currículum, incluido su fluido inglés (vital para poder hablar sin intermediarios con Lim), su experiencia en clubes de propietarios foráneos (Málaga y Watford), su comprensión a la hora de entender la necesidad de venta de futbolistas y su contrastada apuesta por jóvenes con talento. Entre sus exigencias, según fuentes del club, rodearse de algún técnico que conociera la casa (Chema Sanz) y reforzar aquellas posiciones que se quedasen huérfanas por las salidas (hecho que aún no se ha producido y de ahí su petición de un central y un centrocampista).

Gracia debutará el domingo contra el Levante tras una atípica pretemporada por la pandemia. Pese a los contratiempos que ha tenido por lesiones y cuarentenas, llega al debut en Liga invicto tras tres victorias (Castellón, Villarreal y Cartagena) y un empate (Levante). El Valencia en estos partidos ha dado pasos hacia lo que quiere Gracia que sea su equipo: solvente en defensa (el curso pasado recibió 572 remates en Liga, una media de 15 por partido) y vertical en ataque. Gracia está ensayando con un 4-2-3-1, dándole libertad de movimientos a Kang-in Lee, ojito derecho de Lim, aunque ha demostrado estar abierto a otros recursos si las circunstancias lo requieren (el último amistoso lo jugó con línea de tres centrales).