BARCELONA

Depay y Wijnaldum, a debate

El entorno del Barça discute sobre los perfiles de los deseados por Koeman. Del primero se duda sobre su condición de nueve; el segundo se ha topado con los fans de Thiago.

Depay y Wijnaldum, a debate
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Josep Maria Bartomeu sabe que tiene que tener un gesto con Ronald Koeman, su nuevo entrenador, que se ha tomado a pecho lo de entrar con mano de hierro en el vestuario. El presidente se lo quiere agradecer con un par de fichajes que, a juzgar por las informaciones en los últimos días y si la maltrecha economía del Barça lo permite, serán Memphis Depay (al jugador se le sigue conociendo por su apellido pese a que hace años dijo que no quería que fuese así porque su padre lo abandonó) y Wijnaldum.

Los dos jugadores generan discrepancias en Can Barça. De Depay, 26 años, se duda sobre sus condiciones para jugar como delantero de referencia del equipo. Su perfil como jugador no responde a las mismas coordenadas de Luis Suárez y la opinión generalizada es que Depay sería más de lo mismo en un equipo que ya tiene a Messi, Griezmann o Coutiho como jugadores que se retrasan unos metros y construyen desde ahí, tengan más o menos gol. Sin embargo, la evolución de Depay desmiente esos análisis. De los 19 goles que ha marcado con la Selección holandesa en 53 partidos, 13 los ha hecho en los últimos 24 partidos. Además, Depay ha marcado unos 16 goles de media en las tres últimas temporadas cuando en la 2016-17 apenas marcó cinco. A sus 26 años, parece un jugador mucho más hecho y con recursos para jugar de espaldas a portería, sin balón y hacer goles. No es Suárez, pero es completo. Quién sabe si lo que tiene Koeman en la cabeza es una cosa distinta a lo que se ha visto en Can Barça con Suárez hasta ahora. Entre otras cosas, porque Suárez ha sido un jugador tremendo que ya en 2014 valía 80 millones de euros y ya estará para siempre entre los mejores jugadores de la historia del Barça. En resumen. Quien quiera encontrar un recambio a Suárez, no lo va a encontrar de momento.

Georginio Wijnaldum también tiene 'enemigos'. Su posible fichaje ha hecho alzar la voz a los fans de Thiago Alcántara. Como el holandés con el Liverpool, el internacional español termina contrato en 2021 con el Bayern. Thiago responde más al retrato-robot de jugador del Barça, pero el tiempo le ha convertido en un futbolista más posicional, y Koeman cree que para eso ya tiene a Busquets y han fichado a Pjanic, que ha sufrido un proceso similar. Con Wijnaldum, Koeman busca físico, dinamismo y piernas. Un tipo de jugador del que los puristas del estilo abominan en los últimos tiempos, pero que se hace necesario en un equipo envejecido al que el Bayern pasó por encima en agosto por fútbol, pero también por piernas.

El asunto pinta feo para Koeman. Depay y Wijnaldum son sus elegidos, ya se sabe que cualquier entrenador quiere rodearse de gente de confianza, pero incluso antes de llegar ya se debate sobre su conveniencia. Los dos jugadores serán mirados con lupa. No es la mejor manera de entrar en un equipo en llamas.