LALIGA

No judicial a la petición de LaLiga para que cautelarmente se permita jugar lunes y viernes

El Juzgado número 2 de lo Mercantil de Madrid niega la medida “al no aparecer justificadas las razones de urgencia exigidas al respecto efecto”. La vista, el 6 de octubre.

Javier Tebas y Luis Rubiales.
EFE

El titular del Juzgado número 2 de lo Mercantil de Madrid, que dirime el conflicto entre la Liga y la RFEF por los partidos de lunes y viernes, ha negado a la patronal la adopción de las medidas cautelares que pretendía obtener sin contar con la RFEF. El auto, notificado hoy, resuelve la petición de la Liga Nacional de Fútbol Profesional rechazando mantener las medidas cautelares sin escuchar a la Federación “al no aparecer justificadas las razones de urgencia exigidas al respecto efecto” en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Como explica el auto, LaLiga invocó para conseguir su pretensión “una urgencia especial que en modo alguno puede considerarse obvia” y además se abstuvo, “no ya de acreditar, sino incluso de proporcionar en el plano meramente alegatorio aquellas razones por las que, en su sentir, la audiencia de la parte demandada con carácter previo a la adopción de una decisión al respecto pueda llegar a privar de eficacia o a hacer ilusoria la resolución correspondiente”.

Por ello decide el titular del Juzgado que “no ha lugar a la adopción ’inaudita parte’ de las medidas cautelares pretendidas”. Más aún, reconoce a la RFEF el derecho a ser escuchada y cita a ambas partes a una vista ante el tribunal el próximo día 6 de octubre. Por tanto, el nuevo campeonato liguero arrancará sin partidos los lunes y los viernes y cuando se junten Liga y Federación el 6 de octubre habrá que ver si la Federación autoriza a que se jueguen los lunes y los vienes. La RFEF aceptó terminar la temporada jugando lunes y viernes como muestra de buena voluntad

Este Juzgado ya desestimó el pasado mes de mayo la demanda de la Liga contra la RFEF en este conflicto al declarar que la disputa de partidos en viernes y lunes requiere la aprobación de la Federación.

Entonces, como ahora, la RFEF ha estado siempre convencida de que le asistía la razón en este asunto y desde un primer momento ofreció a la Liga la posibilidad de negociar con libertad. En mayo, la Federación destacó el mandato del juez, que valoró y valora muy positivamente, de que ambas partes deben negociar con buena fe y expresó, y continúa expresando, su voluntad de hacerlo así y con lealtad para el futuro, como ya ha hecho en el pasado.

Como prueba de esa buena voluntad, la RFEF decidió entonces ofrecer a la Liga, sin vincularlo al inicio de negociaciones, que se pudieran disputar partidos en viernes y lunes en la reanudación de la competición que permitió finalizar la temporada, sin solicitar por ello nada a cambio.

Pese al revés jurídico a los planes de Javier Tebas para que se pudiera disputar partidos cualquier día de la semana, hubo encuentros de Liga también los viernes y los lunes en la miniliga de 11 partidos para terminar la temporada. A finales de mayo, el titular del Juzgado número 2 de lo Andrés Sánchez Magro, desestimó la demanda de LaLiga que pedía que se habilitasen esos días para celebrar encuentros sin necesidad de una compensación económica añadida, tal y como reclamaba la RFEF y emplazó a ambas partes a negociar «de buena fe» el calendario de Primera y Segunda. Pero poco después de conocer la sentencia, Luis Rubiales, presidente de la FEF, tendió un capote dentro de ese espíritu de no agresión articulado el pasado 20 de abril en el Palacio de Viana y dio luz verde a que el balón no se parase cuando volvió a rodar en una situación excepcional, con el objetivo de completar el torneo y jugar las 11 jornadas. Habrá que ver qué decide ahora la Federación.