GIRONA

Montilivi cumple 50 años con la mirada puesta en Primera

El estadio rojiblanco se inauguró el 14 de agosto de 1970 ante el Barça (1-3). Los mejores momentos, los ascensos a Segunda (2008) y a Primera (2017).

Montilivi cumple 50 años con la mirada puesta en Primera
Ajuntament de Girona. CRDI (Salvador Crescenti Miró), Ajuntament de Girona. CRDI (Narcís Sans Prats)

El Girona está de enhorabuena. No solo por la dulce resaca tras vencer al Almería en la ida de la primera eliminatoria del playoff (1-0) sino también porque Montilivi cumple este viernes 50 años. El feudo rojiblanco se inauguró el 14 de agosto de 1970 y se convirtió en el segundo campo que disponía el Girona, dejando así atrás a Vista Alegre. La Junta encabezada por Narcís Codina e integrada por Benjamí Colomer, Joan Vidal, Josep Garrido, Joaquim Ribas, Josep Ribera y Jaume Grabuleda proyectaron el estadio a principios de la temporada 1967-68 y en verano de 1970 fue una realidad.

Aquella directiva pagó 6.495.542 pesetas por unos terrenos de Pere Esparch en las afueras de la ciudad para edificar Montilivi y se contactó el arquitecto Josep Ros. Entonces se puso en marcha la construcción del estadio con un presupuesto de 30 millones de pesetas y proyectado inicialmente con capacidad para 17.000 espectadores. Pero la modernización e instalación de asientos en los Goles provocó que se redujera el aforo. Aun así, este nuevo estadio tenía cuatro veces más capacidad que el de Vista Alegre. Y se inauguró con tres días de fútbol. El 14 de agosto se vivió el partido inaugural contra el Barcelona (1-3) y la entrada valía 150 pesetas. El 15 y 16, se disputó la primera edición del Trofeo Costa Brava con las semifinales: Borussia Neurnkirchen (Alemania)-Valencia y Espanyol- San Lorenzo de Almagro (Argentina). Los alemanes fueron los campeones.

14 años después de la inauguración, el Girona perdió patrimonio con la municipalización de Montilivi. Fue una solución de emergencia porque el club tenía muchas deudas. Pero el pasado 17 de setiembre de 2018 el Pleno del Ayuntamiento de Girona acordó aprobar definitivamente la adjudicación de la concesión del estadio al club por un periodo de 50 años y disfruta de una gestión directa. Montilivi es la casa del Girona y en esta han llegado algunos de los momentos más felices de la entidad como los ascensos a Segunda A, en 2008, y a Primera, en 2017.