BARCELONA

Quique Setién está sentenciado; Xavi y Pochettino en la lista

El entrenador cántabro pagará los errores de un equipo envejecido y de una planificación fallida. Él tampoco impulsó al equipo después de la marcha de Ernesto Valverde.

Salvo sorpresa memorable, Quique Setién no continuará siendo el entrenador del Barcelona la próxima temporada. El club azulgrana prescindirá del técnico cántabro en las próximas horas. Setién es el eslabón débil de la cadena. Fichado para darle un "impulso" a la plantilla según declararon Josep Maria Bartomeu, presidente y vicepresidente deportivo del equipo, y Eric Abidal, director deportivo, Setién fracasó en la Copa, donde cayó eliminado en San Mamés; en LaLiga, donde no fue capaz de aguantar el pulso ante el Madrid y acabó haciendo el ridículo en el Camp Nou ante Osasuna; y en la Champions, donde no pasó de cuartos y sumó otra noche terrorífica ante el Bayen, como la de Roma, la de Liverpool y este viernes en Lisboa.

Setién se marchará y la duda es si con él lo hará Eric Abidal, responsable de la destitución de Valverde y del fichaje del entrenador cántabro. Se abrirá, pues, el abanico de posibles sustitutos. El primero en la lista es, otra vez, Xavi. La leyenda azulgrana tiene una cláusula liberatoria en su contrato con el Al Sadd para fichar por el Barça. Pese a que su relación con la actual directiva no es la mejor, Bartomeu volverá a la carga como en enero. A un año de elecciones, habrá que ver si Xavi acepta o se mantiene fiel a su compromiso con Víctor Font. Xavi ya exigió unas condiciones durísimas al Barça para fichar en enero que Bartomeu no se vio capacitado para asumir, ni deportiva ni económicamente. Es posible que ahora vuela a ponerle el folio en blanco y que, como en la sección de baloncesto ha hecho con Jasikevicius, busque un revulsivo en el que esconder un proyecto que se cae.

El plan B se llama Pochettino. El argentino mantiene una excelente relación con Ramon Planes, adjunto a Abidal en la secretaría técnica. Se han visto en varias ocasiones en las últimas semanas de manera informal, pero el nombre de Pochettino no es nuevo en el Barça. En enero, cuando Xavi dijo no, Bartomeu ya pensó en Pochettino. El rechazo del socio al argentino, que siempre había mantenido una actitud displicente con el Barça por su pasado perico, frenó el impulso de Bartomeu. Pochettino espera en Barcelona la luz verde del club azulgrana y, al contrario que Xavi, no pondrá demasiados peros para aceptar una oferta formal del Barça.