GIRONA

17 jugadores del Girona han vivido un ascenso de categoría

Los rojiblancos buscan volver a dar el salto a Primera. Subir sería algo nuevo para siete futbolistas. También para el técnico Francisco, que lleva tres descensos.

17 jugadores del Girona han vivido un ascenso de categoría
Girona FC

Llega un tramo vital de la temporada para el Girona con el playoff y si de algo puede presumir el conjunto rojiblanco es de experiencia. Experiencia en ascensos. Y es que este curso cuenta con 17 jugadores que ya saben qué es subir de categoría. Son Ramalho, Maffeo, Mojica, Alcalá, Aday, Granell, Juanpe, Borja García, Soriano, Gumbau, Calavera, Rivera, Juan Carlos, Stuani, Riesgo, Jairo y Gallar. Ese camino lo intentarán volver a recorrer para alcanzar el objetivo marcado a inicios de curso con el Girona y devolver al club a Primera. El jueves, ante el Almería, es el primer paso.

La experiencia puede ser vital en momentos de tensión y el Girona tiene cubierto este cupo. Precisamente, del último ascenso a Primera del conjunto rojiblanco quedan ocho supervivientes: Ramalho, Maffeo, Mojica, Alcalá, Aday, Granell, Juanpe y Borja García. Ellos saben qué es festejar en Montilivi y buscan repetirlo. Pero no son los únicos que conocen esa alegría de subir de categoría. Por ejemplo, Juan Carlos ascendió con Rayo Vallecano y Córdoba, Gallar lo hizo con Cultural Leonesa (a Segunda) y Huesca y Asier Riesgo lo disfrutó con la Real Sociedad. Stuani también conoce esa sensación porque con el Middlesbrough logró llegar a la Premier.

Ascender es el único objetivo y si se logra sería la primera vez para siete futbolistas de la plantilla del Girona. También para Francisco. Al técnico se le firmó para devolver al equipo a Primera y subir es algo que se le resiste como técnico (como jugador sí lo logró). Es más, en los banquillos le ha tocado vivir más la otra cara, la de los descensos. Acumula tres: de Primera a Segunda con el Almería (2014-15) y el Huesca (2018-19) y de Segunda a Segunda B con el UCAM Murcia (2016-17). Busca que, por fin, le toque cara.