CELTA

Otro verano esperando a Rafinha

El Celta vuelve a jugar la baza de la paciencia y que la falta de ofertas lo acerque a Vigo. El año pasado su cesión se cerró en el último día del mercado.

Rafinha Alcántara saluda a los aficionados del Celta durante su presentación en Balaídos el pasado mes de septiembre.

El Barcelona ha citado a Rafinha Alcántara para que este martes se someta a los test médicos y a partir del jueves empiece a entrenar junto a otros ocho compañeros en la Ciudad Deportiva Joan Gamper. El regreso del brasileño a la disciplina blaugrana supone que la hoja de ruta del Celta para hacerse en propiedad con el mediapunta se está cumpliendo. Al igual que el pasado verano, la estrategia celeste tiene como pilar principal la paciencia.

Hace un año la entidad olívica concretó la cesión del '12' el último día del mercado. En A Sede esperaron a que el Barça desistiera de su intento de vender a Rafinha y aceptara el préstamo propuesto desde Vigo. El escenario actual resulta bastante similar. En las oficinas del Camp Nou quieren hacer caja con el centrocampista, que el 30 de junio de 2021 queda libre. Sin embargo, de momento ningún club ha mostrado interés en abonar los 17 millones de euros de su cláusula de rescisión.

El Celta no se plantea acercarse a esa cifra y considera que el paso de las semanas juega a favor de su plan para fichar al internacional absoluto con 'La Canarinha'. Si no recibe ofertas importantes, el Barcelona tendrá que ir rebajando sus pretensiones. Esa situación convertiría en viable una operación en la que la entidad olívica está obligada a realizar un importante esfuerzo a nivel salarial con el futbolista. 

Aunque deportivamente la opción céltica no le ofrece la posibilidad de competir esta campaña a nivel continental, el enganche de 27 años volvería a ser el referente en la medular del nuevo proyecto de Óscar García. El técnico reiteró durante las últimas semanas del pasado curso su deseo de seguir contando con Rafinha. Económicamente no es una petición sencilla, pero el regreso a Vigo por segunda vez del hijo mediano de Mazinho continúa estando sobre de la mesa.