BARCELONA

Dembélé: medio año más en el infierno... y su futuro en el aire

Este martes se cumplen seis meses de su operación en Finlandia, el tiempo más conservador de baja que el doctor que le operó, Lasse Lempeinen, vaticinó en As.

"Estoy muy seguro de que, después de una rehabilitación cuidadosa y seguida, Dembélé podrá volver a jugar al fútbol de alto nivel. Mi estimación es que serán seis meses (de baja). Sus mejores años en el fútbol aún están por venir". Estas fueron las observaciones del doctor Lasse Lempeinen a AS el pasado 12 de febrero, un día después de que el mismo Lempeinen operase con éxito al jugador francés en Finlandia de la rotura del tendón proximal del bíceps femoral del muslo derecho que se produjo el 3 de febrero. Se cumplen seis meses justos de la operación.

Tratado con mimo en el último tramo de su recuperación por Xavi Linde, fisioterapeuta del club, Dembélé no se encontró con las mejores sensaciones durante la última semana como para ser convocado para el partido contra el Nápoles. Setién garantizó que estará en Lisboa con la expedición, pero nadie ha confirmado aún si tendrá el alta médica y, menos aún, si podrá jugar minutos en un partido de tanta exigencia como el del Bayern.

Dembélé, jugador de cristal que, paradójicamente, no se había lesionado nunca hasta que llegó al Barça, no juega un partido de fútbol profesional desde el pasado 27 de noviembre. El rival, ‘su’ Dortmund. Pronto se cumplirán nueve meses.

Tal vez incluso ya haya jugado sus últimos minutos con el Barça. A día de hoy, la intención del club azulgrana es encontrarle acomodo en el mercado, bien sea con un traspaso o con una cesión, y así hacerle hueco a Trincao en la delantera (según la ESPN, el United le ve como alternativa a Sancho). A la espera de si se ataca o no el fichaje de Lautaro, el plan del Barça sería partir en la temporada 2020-21 con Messi, Griezmann, Suárez, Trincao y Ansu en la delantera. El Barça, eso sí, está más satisfecho que en otras ocasiones con la actitud que ha tenido Dembélé en la recuperación, mucho más profesional que cuando aterrizó en la Ciudad Condal en el verano de 2017, donde se convirtió en un prodigio de impuntualidad aparte de su gravísima lesión en Getafe, donde se rompió el otro tendón del bíceps femoral, el izquierdo.

Sus más cercanos aseguran que ha mejorado sus hábitos de comportamiento. Ahora sólo hace falta comprobar si ese tendón del bíceps femoral de la pierna derecha es capaz de responder a satisfacción. La cuestión es dónde volverá a sentirse futbolista Dembélé.