RFEF

La RFEF, a la espera de un plan de los poderes públicos en las Ligas no profesionales

Tras la reunión con las territoriales, el ente federativo anunció que "las competiciones oficiales deberían iniciarse de manera urgente en las próximas semanas".

Rubiales, presidente de la RFEF en una reunión.

El fútbol modesto sobrevive, en un principio, a la amenaza de la pandemia. El aumento de los brotes y los casos positivos en el país pusieron en jaque el arranque de la próxima temporada. Pero, finalmente, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha decidido mantener el inicio de todas las Ligas no profesionales (Segunda B y Tercera División, ambas masculinas, Primera y Segunda Femenina y fútbol sala, masculino y femenino) y aboga "por un plan avalado por los poderes públicos para iniciar las competiciones". Una decisión que ha adoptado tras la reunión de este lunes con los presidentes de las distintas federaciones territoriales, con los que acordó por unanimidad trabajar de acuerdo con las necesidades y limitaciones de las autoridades deportivas y sanitarias de cada Comunidad Autónoma.

Se trata de una medida muy complicada, en medio de una segunda oleada de contagios en el coronavirus, y que da esperanzas a estas categorías, teniendo en cuenta el serio riesgo que supondría no competir para la supervivencia de buena parte de los clubes más modestos del país. Tras meses con los ERTE como salvavidas para su economía, un nuevo parón podría condenar a muchas entidades, que ya cuentan con plantillas casi confeccionadas y con compromisos y contratos de todo tipo. En este sentido, el ente federativo recordó que, como resultado del Pacto de Viana, existe un Fondo de Ayudas a los jugadores profesionales que participan en las competiciones organizadas en exclusiva por la RFEF de un montante de 10 millones de euros, "donde el sindicato de futbolistas AFE debe poner su parte".

La RFEF niega haber propuesto un retraso de las Ligas hasta enero

Por su parte, la Federación negó haber propuesto retrasar a enero de 2021 el inicio de las Ligas no profesionales. "Es completamente falso que la RFEF haya propuesto retrasar el inicio de las competiciones deportivas al mes de enero o más adelante", destaca en su comunicado, en el que también ha puesto en manifiesto la necesidad de un regulación jurídica en cuanto a los protocolos sanitarios y deportivos a seguir. "Las competiciones oficiales de todos los deportes deberían iniciarse de manera urgente en las próximas semanas y por ello resulta igual de urgente la existencia del "Plan Transversal" que dé las garantías sanitarias y jurídicas suficientes a los deportistas federados, a los clubes y a los organizadores, y que dicho plan cuente con la "autorización" de los poderes públicos competentes en la materia", expuso.

La fecha que se había fijado en las últimas semanas para arrancar la próxima temporada en Segunda B y Tercera era la del último fin de semana de septiembre (26 y 27). Mientras, para el fútbol femenino, la RFEF había establecido de manera oficial el 5 de septiembre como día para el arranque de la Primera y Reto Iberdrola. Ambas fechas se mantienen, pese a que todo dependerá de cómo esté la situación sanitaria y lo que decidan las autoridades competentes. Cabe recordar que el escenario recomendado por UEFA y FIFA para el regreso a las competiciones de forma segura se encontraba en enero o incluso marzo de 2021. Un hecho que para muchos sería como dar la temporada por muerta, con miles de puestos de trabajo en juego. Sin embargo, no se podría descartar que las Ligas tengan que retrasarse hasta el próximo año si el coronavirus no da tregua en España. Desde la Federación lo tienen como una posibilidad muy remota, puesto que su idea es que la actividad deportiva vuelva cuanto antes en todas las Ligas no profesionales, pudiendo iniciar pronto la totalidad de las competiciones. Todo ello, eso sí, avalado jurídicamente, para que el ente federativo no corra riesgos de ser querellado por algún club o jugador.

AFE, ACFF, ProLiga y la LNFS piden participación en las decisiones

Sindicatos, clubes y la propia Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS) han alzado su voz contra la gestión de la Federación durante esta crisis en las Ligas no profesionales. "La RFEF no ha contado con los y las futbolistas para que su voz sea escuchada en una reunión de tanta importancia. Ni siquiera hemos recibido respuesta a la carta que enviamos", destacó la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) este lunes, tras anunciar que ha solicitado una reunión de urgencia con la RFEF. "Entendemos que no se deben adoptar decisiones sin que esté presente #ElSindicatoDeFutbolistas que representa a los principales afectados y afectadas, los y las futbolistas", expuso el sindicato.

Por su parte, la LNFS, ProLiga y la ACFF se unieron en un comunicado conjunto en el que solicitaron "una reunión de urgencia al CSD", instando al Gobierno, Ministerio de Cultura y Deporte y CSD a que "no se tomen decisiones sin contar con los clubes". "Cualquier decisión no consensuada pondría en peligro la viabilidad económica de Clubes, futbolistas, técnicos y resto de trabajadores del fútbol y fútbol sala español", destacaron las tres asociaciones, que sentenciaron su comunicado con lo siguiente: "Ante situaciones sin precedentes se requieren consensos sin precedentes que garanticen el buen desarrollo del fútbol español en una situación tremendamente complicada. Entre todos y todas seremos capaces de buscar las mejores soluciones y establecer los protocolos y líneas de actuación necesarias para que los más de 3.000 trabajadores/as que compiten en estas competiciones puedan desarrollar su actividad con las máximas garantías sanitarias sin tener que poner en riesgo sus contratos".

Comunicado de la RFEF

La Real Federación Española de Fútbol considera imprescindible disponer de las máximas garantías para comenzar de inmediato las competiciones de la próxima temporada y aboga, junto al resto de federaciones de deportes de equipo, por un "Plan Transversal" avalado por los poderes públicos que ofrezca esas garantías sanitarias y jurídicas para los jugadores y resto de actores, los responsables de los clubes y los organizadores.

Es completamente falso que la RFEF haya propuesto retrasar el inicio de las competiciones deportivas al mes de enero o más adelante. Desafortunadamente esta Federación está acostumbrada a estas campañas con continuas falsedades orquestadas con el objeto de desacreditar, desinformar y crear incertidumbre. En este caso, además, es aún más patente puesto que la RFEF acordó un marco de actuación global junto a otras 8 federaciones deportivas españolas que nada tiene que ver con lo publicado este fin de semana por algunos medios.

La RFEF reitera una vez más que su preocupación principal es la salud de todos los federados y gente del mundo del fútbol: futbolistas, árbitros, entrenadores, auxiliares y miembros de los clubes, así como de sus familias y su entorno próximo. Así lo demostramos al suspender de inmediato las competiciones cuando se inició la pandemia y al suspender diversos partidos ante el más mínimo riesgo del que se tuvo conocimiento, entre ellos encuentros del play-off de ascenso a Segunda División B. Una preocupación que fue también compartida desde el inicio por los sindicatos y asociaciones de jugadores, así como por los presidentes de los clubes y sus consejos o juntas directivas.

Esa misma preocupación debe ser la que ahora nos mueva a todos sin excepción y sigamos todos defendiendo que en estos momentos la seguridad sanitaria es esencial y que ello debe ser compatible con la vuelta a las competiciones de manera inminente. No se nos escapa la delicada situación que puede acarrear tanto a las federaciones deportivas españolas como a sus respectivas FFTTs y a los clubes y deportistas que pertenecen a ellas. Son muchas las familias cuyos sus ingresos dependen de puestos de trabajo en este sector. Por eso es más importante que nunca volver a la competición con garantías sanitarias y jurídicas y hacerlo lo más pronto posible.

Junto a la seguridad sanitaria, la Federación considera imprescindible que se garantice la seguridad jurídica de los clubes y de sus responsables frente a todo tipo de reclamaciones y entiende que a día de hoy estas garantías jurídicas de protección de los clubes no encuentran los mecanismos adecuados. Hemos de trabajar entre todos para conseguirlo.

En la reunión convocada hoy, la RFEF junto con las Federaciones Territoriales de Fútbol han acordado por unanimidad trabajar con el objetivo necesario de que cada una de ellas concrete con las autoridades deportivas y sanitarias de su Comunidad Autónoma cuáles son los requisitos esenciales y mínimos para poder empezar cuanto antes las competiciones que compete organizar a las FFTTs y que puedan iniciarse en el momento en que las autoridades autonómicas les autoricen a ello.

Exactamente de la misma forma se va a proceder en las competiciones de ámbito estatal que son competencia de esta Federación. El conjunto de las federaciones deportivas españolas de deportes de equipo -Baloncesto, Balonmano, Hockey, Fútbol, Rugby, Patinaje, Natación, Voleibol y Béisbol, que recientemente se han reunido con el COE- han solicitado una reunión urgente con las autoridades competentes para conocer el marco de garantías sanitarias y jurídicas que deben aplicarse y exigirse a los participantes en las competiciones de ámbito estatal que están bajo su competencia organizativa.

Las competiciones oficiales de todos los deportes deberían iniciarse de manera urgente en las próximas semanas y por ello resulta Igual de urgente la existencia del "Plan Transversal" que dé las garantías sanitarias y jurídicas suficientes a los deportistas federados, a los clubes y a los organizadores, y que dicho plan cuente con la "autorización" de los poderes públicos competentes en la materia. Así se hizo para terminar la Temporada 19/20 y así debe hacerse para dar comienzo a la Temporada 20/21, en un trabajo leal y constructivo con las diferentes administraciones.

La RFEF ha convocado también a los representantes de los diferentes estamentos participantes en las competiciones profesionalizadas en los órganos federativos creados para estos fines donde están representados los clubes, los futbolistas, los árbitros y los entrenadores para analizar la situación y sacar las conclusiones necesarias a los efectos de adoptar los acuerdos pertinentes, como siempre se ha hecho y como es norma en esta Federación.

Cualquier otra iniciativa al margen de la ley del deporte y de las normas aprobadas por el CSD de entes que ninguna representación tienen en el contexto de dicha ley son estériles y sólo tienen como objetivo crear confusión y responder a intereses completamente ajenos a la salvaguarda de los intereses de los clubes y de los futbolistas. La ley del deporte define cuales son los órganos competentes para resolver los temas relativos a las competiciones deportivas y entes y asociaciones al margen de la ley del deporte nada pueden ni deben decidir.

En el fútbol español existen casi 1.100.000 deportistas con licencia que necesitan empezar a entrenar y competir de manera urgente, pero esto sólo se puede hacer si existen unas garantías de salud mínimas que deben quedar claramente fijadas y establecidas. Es intención de la Federación comunicar a los clubes el comienzo de la temporada con al menos 30 días de antelación, una vez haya un protocolo nacional aprobado por los poderes públicos competentes.