BARCELONA

Dilema Barça: 45M€ para fichar a Lautaro o pagar sueldos

La Champions no sólo salvaría la temporada del club en el marco deportivo, también sería un balón de oxígeno económico en un club asfixiado por sus fichas.

La Champions ya no es sólo la tabla de salvación deportiva del Barça este año. También puede ser,para su directiva y para sus jugadores, una bombona de oxígeno económica. Bartomeu, presidente, pero también vicepresidente deportivo, ha admitido que no hay ninguna posibilidad de que Neymar regrese al Barça este verano y que las conversaciones por Lautaro Martínez están paradas. LaLiga ha hecho saber al Barça que si quiere fichar al argentino, los trueques no será suficiente. Un porcentaje tendrá que salir de la caja del club, no una proyección financiera. Y luego está el asunto de los sueldos. Bartomeu sabe que es posible que este verano tenga que negociar con alguna de sus estrellas la reducción de sus sueldos o, en su defecto, la ampliación de sus contratos para aplazar ciertas cantidades de dinero.

Por eso, y por la falta de ingresos diarios en el club como los del ticketing y los del Museu, el dinero de los premios que la UEFA otorga por ir pasando rondas en la Champions se antoja, más que nunca, imprescindible. Podría decirse que los jugadores no sólo competirán ante el Nápoles y en Lisboa, si llegan, por la gloria deportiva. También lo harán por la salud económica.

A saber, el Barça cobrará 10,5 millones de euros si se mete en cuartos de final; 12 millones más si se clasifica para semis; 15 millones por estar en la final; y, finalmente, cuatro por ser campeón. A esos 41,5 millones habría que sumarle 3,5 millones por estar clasificado para la Supercopa de Europa. Esto es, si el Barça es campeón de Europa se embolsa 45 millones y tendría uno extra si es campeón de la Supercopa de Europa. El Barça, por cierto, ya ha ingresado 71,1 millones esta temporada de la UEFA: 34 de salida por su caché en el ranking histórico, 24,5 por jugar la primera fase (15) y pasarla (9,5) y 12,6 por las cuatro victorias y los dos empates de la primera fase.

Más allá de las primas que Bartomeu pueda tener negociadas con los jugadores, ganar supondría un desahogo para las arcas del club. Los jugadores, conscientes de que vienen años de apreturas, también son conscientes de este asunto. Este Barça de los 34 títulos en la era Messi está fuera de toda duda en cuanto a hambre deportiva. Pero la cuenta corriente también importa.