LEGANÉS

Garitano no entrenará al Leganés y el club ya piensa en Iraola

Garitano prefiere tomarse un tiempo de asueto tras su dura salida del Alavés. En el Leganés ya saben sus intenciones y se centran en alternativas.

Garitano no entrenará al Leganés y el club ya piensa en Iraola
DANI SANCHEZ DIARIO AS

Asier Garitano no será el entrenador del Leganés la próxima temporada. El de Bergara prefiere tomarse un tiempo de asueto tras el duro trance de su salida del Alavés y, por ahora, su intención es no dirigir a ningún equipo, ni en Primera, ni en Segunda. Prefiere cargar pilas y esperar acontecimientos de futuro. Para que Garitano cogiera ahora las riendas de un club debería tratarse de una oferta muy especial. Y aún así, sería una sorpresa. No se trata de una cuestión de proyecto deportivo o dinero, sino de deseo personal.

En el Leganés, a través de los contactos informales entre club y técnico, ya saben del pensamiento de Garitano, que en las últimas horas habría confirmado y ratificado sus intenciones de manera más rotunda, una vez se supo oficialmente que Javier Aguirre no seguiría en Butarque. Incluso con la permanencia en el bolsillo, la respuesta de Garitano, cuentan desde el club, habría sido la misma.

Iraola, una alternativa que gusta

Ahora cobran fuerza opciones alternativas y entre ellas la que más gusta en Leganés es Andoni Iraola. Antes de la destitución de Garitano en el Alavés, y ya con la casi total seguridad de que Aguirre no continuaría, el entrenador del Mirandés era el favorito. Sin embargo, el cese del ex entrenador pepinero en Vitoria albergó esperanzas en Butarque de un retorno soñado por buena parte del club y también de la afición.

Iraola, que ha llevado esta temporada al Mirandés a semifinales de Copa e incluso soñar con la opción del play-off de ascenso a Primera, gusta en Leganés por su perfil similar precisamente al de Garitano. Un técnico joven, humilde y bien preparado. Sucede, sin embargo, que al sur de la capital creen que habrá podría contar con propuestas de Primera División y, seguramente, con otras potentes de Segunda en función de cómo se resuelva la temporada.

En todo caso, la maquinaria pepinera está apretando toda vez que su intención es volver al trabajo en unas tres semanas (inicialmente, sobre el 4 de agosto) y eso exige tener atado al futuro entrenador del Leganés en cuestión de días. La cuestión urge para también comenzar con la planificación de la plantilla pepinera.