LEGANÉS

Rubén Pérez pone fin a una sequía de siete años sin gol

El último gol de Rubén Pérez databa del 5 de mayo de 2013. “Los jugadores tenemos que asumir responsabilidades. Yo le pedí a Aguirre tirar los próximos penaltis”.

Rubén Pérez pone fin a una sequía de siete años sin gol
PABLO MORENO/LALIGA DIARIO AS

Rubén Pérez rompió ayer ante el Valencia una enorme racha de tiempo sin marcar. El gol que el capitán del Leganés hizo de penalti supuso el 1-0 con el que los pepineros tumbaron a los che y, de paso, insufló toneladas de esperanza a su maltrecha situación. A la espera de que se dispute hoy el Alavés – Getafe, la distancia con la permanencia es de sólo tres puntos. Y todo gracias a un tanto que puso fin a 5.625 días de ausencia goleadora. Siete años, dos meses y una semana después, el mediocentro astigitano supo lo que es celebrar en carne propia un tanto surgido de sus botas.

La última vez que Rubén Pérez había visto puerta sucedió un 5 de mayo de 2013. Ante el Barça, en el Camp Nou, luciendo la camiseta del Betis, le salió un obus que, eyectado de su pierna diestra, dibujó uno de los tantos más bonitos que esa campaña vio la pradera culé. No sirvió de mucho: victoria local 3-1 y a casa. Esta vez fue diferente.

“Yo le pedí a Aguirre tirar los penaltis”

Primero, porque sucedió desde los once metros. El último penalti que le habían pitado al Leganés lo lanzó Miguel Ángel Guerrero ante el Granada hace cuatro jornadas y acabó con Rui Silva tocando lo suficiente la bola como para que su remate se fuera al larguero y acabara en una oportunidad desperdiciada.

“Los jugadores tenemos que asumir responsabilidades. Fui yo el que le dije al míster que el próximo penalti lo tiraba yo. Se lo comenté antes del partido del Espanyol y me dijo que sí, que adelante. He tenido la suerte de tirarlo, de meterlo y de dar tres puntos. Estoy contento. ¿Qué se me pasó por la cabeza? Se te pasa por la cabeza sólo meterlo. Te arriesgas a fallarlo también, pero sabía que, de meterlo, nos acercaríamos a los de arriba”, comentó ayer tras el partido en rueda de prensa telemática.

“Me da exactamente igual cómo ganemos”

En su festejo, un grito de gol infinito sin carrera ni estridencias. Pura alegría que acabó como puro sufrimiento. Medio lesionado y en el banquillo, perdió un pedazo de vida viendo como sus compañeros aguantaban con uno menos un resultado vital que, de nuevo, nació de una portería a cero.

“No, no creo que estemos ahora disfrutando más por vernos desahuciados. Siempre lo hemos dicho. Mientras haya puntos, pelearemos. Aguirre nos dice que la portería a cero es fundamental. Ahora quizá somos más defensivos que hace un mes”, empezó a comentar antes de defenderse por las críticas que había recibido en las últimas horas tras aplaudir el plan blindado del Vasco.

Nos critican cómo estamos jugando, pero es ahora cuando más puntos estamos sacando. Aquí lo que importa es seguir apretando. Me da exactamente igual cómo ganemos. Que a la gente no le gusta… no pasa nada. Si se consigue el objetivo, nadie se acordará de cómo se logró”, afirmó tajante.

Una racha de siete puntos de nueve posibles en el que él ha sido activo protagonista. En Cornellá, ante el Espanyol, por dar a Silva la asistencia que sirvió para hacer el 0-1. En Eibar, porque su derroche atrás fue una de las señas de identidad del 0-0. Ahora, frente al Valencia, por hacer el gol del triunfo tras otro partido de gran esfuerzo que podría tener consecuencias para su participación contra el Athletic el jueves que viene en San Mamés.