ATLÉTICO DE MADRID

Álvaro Morata pierde la batalla con el fuera de juego

El punta rojiblanco es el jugador de LaLiga que más veces ha caído en posición antirreglamentaria (36). Le anularon un gol ante el Betis por este motivo.

Morata en el Atlético-Betis
J.J. Guillén EFE

Álvaro Morata tiene varios frentes de los que preocuparse. Más allá de la competencia que tiene en la delantera rojiblanca con Diego Costa, Correa o João Félix, el punta madrileño es el líder de una estadística poco grata para un goleador: los fueras de juego. Y es que es el jugador de LaLiga al que más veces le han pitado esta infracción. Ayer mismo, en la victoria frente al Betis en el Wanda Metropolitano (1-0) le anularon un gol (que habría supuesto el primer tanto del encuentro) por esta razón.

Tras Morata, al que le han señalado 36 fueras de juego en 32 partidos, completan el podio Jaime Mata, del Getafe, y Maxi Gómez, del Valencia, con 33 y 32, respectivamente. Ellos tres son los únicos que promedian más de un fuera de juego por partido. El hecho de que Morata haya caído tantas veces en posición antirreglamentaria indica que, como buen delantero, le gusta jugar al límite de la línea defensiva rival para poder ganarles en velocidad o anticiparse en el remate. Sin embargo, los datos demuestran que no está consiguiendo imponerse en esta batalla. Eso le lleva a que, en ocasiones como ante el Betis, pierda la oportunidad de incrementar su cuenta goleadora al anularle los tantos por esta circunstancia.

Pese a ello, Morata lleva hasta el momento 12 goles en el campeonato liguero y 16 entre todas las competiciones en un total de 41 partidos disputados. El delantero ha vuelto a un gran nivel tras el parón por el COVID-19, ya que ha marcado cuatro goles en las nueve jornadas celebradas hasta el momento en el retorno de LaLiga. Esto le convierte en el máximo goleador del Atlético post-pandemia superando los tres tantos que lleva anotados su principal rival por un lugar en el once inicial de Simeone: Diego Costa. Ambos han tenido un papel capital en esta parte de la temporada para que el Atlético certificara con su victoria ante el Betis su clasificación por octavo curso consecutivo para disputar la Champions League.