MEMORIAS DE SUDÁFRICA | DIARIO DE LA ROJA

La estrella de España

España batió récords individuales y colectivos y fue la primera Selección en ganar la Copa del Mundo tras perder en el partido del debut.

Johannesburgo amaneció frío, pero soleado. Miles de africanos fueron llegando a la capital de Sudáfrica desde todos los rincones del continente. Ellos iban a ser el ejército de la Selección en el Soccer City, donde los pocos españoles que habían podido llegar desde nuestro país se dejarían notar luego entre los casi 95.000 espectadores de la final, Nelson Mandela entre ellos.

Tras un partido durísimo contra Holanda, con prórroga incluida, España hizo historia al ganar su primer Mundial y también por ser la primera selección que lo lograba después de perder su partido del debut en el torneo. Alemania, en el Mundial 82; Argentina, en Italia 90; e Italia, en el de Estados Unidos 94, llegaron a la final tras caer en el primer encuentro, pero luego la perdieron.

Pero los españoles no iban con esa idea, ni mucho menos. Lo dejó muy claro el capitán, Casillas: "Ningún compatriota quiere ser segundo, y yo tampoco", dijo antes de la final en la que se convertiría, como siempre durante su trayectoria en la Selección, en un ángel de la guarda.

Pero lo mejor de la ganar la final fue la alegría de un país. En las redes sociales se habían formado grupos que pedían declarar Fiesta Nacional el 11 de julio, para poder 'quemar' la noche de ese domingo. Cientos de miles de aficionados tomaron las calles españolas en una explosión de júbilo nunca antes recordada.

Santander, Las Palmas, Barcelona, Cádiz, Bilbao, Valencia, Sevilla, Cuenca, A Coruña, Oviedo, Teruel, Badajoz, Palma de Mallorca, Murcia... toda España celebró en las plazas, en calles grandes y pequeñas, la estrella de Sudáfrica. Fue incontenible, y lo más emocionante que se ha experimentado en el país en lo que va de siglo. La fiesta del título la vivieron hasta en el Líbano, donde un destacamento de soldados españoles vibró desde la distancia, pero con la misma pasión. Cualquier español en cualquier parte del mundo festejó el Mundial, y se hizo notar.

Y la fiesta mayor aún estaba por llegar. Porque la Selección regresó a España tras el partido. Aterrizó en el aeropuerto de Madrid a medio día del lunes 12 de julio de 2010. Los bomberos de la capital formaron arcos de agua sobre el avión de Air Europa, y desde el Airbus se podía ver a los empleados de Barajas sobre los tejados de los hangares y edificios, con las banderas de España. Del Bosque fue el primero en salir del avión, y exclamó sorprendido "la que se ha liado".

Luego llegaría el paseo por Madrid, con la Copa del Mundo, en autobús descapotable. 'La Rua' que fue seguida de nuevo por aficionados de toda España, otra vez con miles de seguidores en las calles y plazas. La fiesta y las celebraciones duraron tres días. Aunque luego se prolongaron muchos más, en cientos de homenajes y celebraciones por todas las calles de España. Tantos eran los compromisos que la Federación mandó hacer una réplica del trofeo. El original se reservó para las grandes citas. Por ejemplo para ser ofrecido en el altar mayor de la catedral de Santiago al patrón de España, casi nada. Pero de todo eso hoy se cumplen ya diez años...