GETAFE-VILLARREAL

Un pelotazo de Damián Suárez al banquillo encendió la mecha

La versión del Villarreal señala a un gesto antideportivo del defensa del Getafe como origen de la trifulca que se vivió en el túnel de vestuarios del Coliseum Alfonso Pérez.

Trifulca final en el Getafe-Villarreal.
Joaquin Corchero / AFP7 / Europa Joaquin Corchero / AFP7 / Europa

En el Villarreal CF no están ni mucho menos contentos con la imagen final del partido en Getafe, que además les va a privar de contar con uno de sus jugadores más importantes, como es el sancionado Vicente Iborra. Como tampoco lo deben estar en el Getafe, con tres expulsados, como fueron Damián Suárez, Nyom y Etxeita.

Todo por una trifulca final entre varios jugadores de los dos equipos, que el colegiado y sus asistentes solo pudieron ver de manera parcial. Según ha podido saber AS, la versión del Villarreal es que la mecha que encendió la trifulca final vino por un pelotazo de Damián Suárez al banquillo de suplentes amarillos.

Durante el partido hubieron sus más y sus menos en el terreno de juego y entre banquillos, aunque nada fuera de lo normal en estos partidos de alto voltaje. Pero esa acción de Damián Suárez, ese balonazo a los suplentes, fue el detonante que hizo que todo acabara como acabó.

A raíz de esa acción, los jugadores del Villarreal saltaron a recriminárselo al lateral uruguayo con el pitido final. Esa reunión de unos y otros encendió los ánimos ya calientes, tanto de los que estaban fuera, como de los que salían del campo cansados con alguna cuenta pendiente del partido.

Empujones, insultos y desafíos, que subieron de tono entre Timor y Manu Morlanes, en un enfrentamiento en el que parece que Timor se mostró un punto más agresivo que su rival. Ese fuerte roce, fue el detonante final para que la entrada del vestuario se convirtiera en un todos contra todos.

Damián se enzarzó con un jugador del Villarreal en el mismo túnel, jugador amarillo que nadie ha identificado por ahora, y que parece recriminó su desplante. Una pelea en la que tuvieron que actuar las fuerzas del orden para darla por finalizada, como así reza el acta, lo que evidencia además la intensidad de la misma.

Iborra salió encendido desde dentro del túnel al campo, empujando a uno de los jugadores del Getafe al que recriminaba, teniendo también que ser sujetado y separado por sus compañeros, como también asegura el colegiado.

Otros de los duelos destacados de la noche fue el lateral Nyom y el tercer portero Mariano Barbosa, que acabaron también enzarzados. Según parece, la forma de intentar separar y poner paz de Nyom al intermediar en el lío que tenían Timor, el mismo Barbosa y Morlanes, fue un punto exagerada y muy expeditiva. Un aparición que propició la reacción de Barbosa, al que el vestuario del Getafe acusa de haber asestado un puñetazo o una colleja por la espalda al lateral azulón.

Mientras tanto, y en el fragor de la batalla, el defensa del Getafe Etxteita, buscaba según indica el colegiado en el acta, entorpecer el trabajo del asistente. Al apuntar en la misma, que el jugador “sujetó al asistente del brazo cuando este se dirigía a identificar a un jugador del Getafe, no lográndolo por la acción del jugador”.