BARCELONA 1 - ESPANYOL 0

1x1 del Barcelona: el tridente le pone emoción a LaLiga

Una jugada hilvanada entre Griezmann y Messi, la acabó rematando Luis Suárez al fondo de la red. Lenglet, Piqué y Ter Stegen estuvieron superlativos.

Ter Stegen:Realizó dos paradas de auténtico mérito. La primera, con el pie, al más puro estilo portero de balonmano, a un gran remate cruzado de Embarba, y la segunda, a un despeje de Lenglet que se colaba dentro y despejó, con un poco de fortuna. También estuvo a un gran nivel a un remate seco que botó muy cerca de Raúl de Tomás. Además contó con la fortuna de un remate al palo de Didac. Como siempre, rozó la perfección en la salida de balón con los pies. Sólo tuvo algún desajuste en alguna salida en falso en los saques de esquina.

Semedo: Sólo jugó los primeros 45 minutos. Cometió bastantes errores a la hora de buscar combinaciones por la banda derecha, con muchos fallos a la hora de centrar. No fue su mejor partido y Setién decidió cambiarlo en el descanso.Piqué: Partidazo del central catalán, que ya fue protagonista antes del partido al acceder al Camp Nou a toda velocidad montado en una bicicleta eléctrica. En el campo se las tuvo con Raúl de Tomás, el jugador de lejos más peligroso del Espanyol. Fue un duelo de auténticos jabatos, sin un claro ganador. En los balones aéreos fue un auténtico fortín. Debió respirar aliviado cuando el árbitro pitó el partido. Antes sacó un balón que se colaba en la misma línea de gol.

Lenglet: Sobresaliente. El central francés está rayando la perfección en sus últimas actuaciones. Atento en la anticipación, solvente en la salida de balón, efectivo en los pases, contundente en el físico y poderoso en el juego aéreo.

Alba: El lateral izquierdo completó un partido correcto. No tuvo mucha presencia en el juego ofensivo, pero supo gestionar el esfuerzo para no acabar exhausto.

Sergio Busquets: Buen partido del internacional, que en esta ocasión lo tuvo mucho más difícil para encontrar líneas de pases por culpa de la telaraña que puso Rufete en el campo. Estuvo providencial a la hora de cortar los contragolpes del rival, en más de una ocasión apurando ‘in extremis’ y tocando el balón con la punta de la bota.

Rakitic: El croata cuajó un gran partido defensivamente, pero estuvo muy parco con el balón en los pies. No estuvo al mismo nivel que en los últimos partidos.

Sergi Roberto: Volvió a jugar de interior izquierdo, pero en esta ocasión con muchos menos espacios que ante el Villarreal, por lo que la mayoría de sus acciones ofensivas y combinaciones se vieron frustradas. Tras el descanso, se ubicó en el lateral derecha, aportando muchas más soluciones y siendo aún más vertical.

Griezmann: El francés realizó un partido notable, aunque no estuvo tan dinámico que en el anterior partido, pero su aportación ofensiva fue más que interesante, sobre todo en la acción del gol, que vino tras un taconazo providencia del delantero, que dejó el balón muerto a Messi para que rematara y el despeje lo aprovechara finalmente Suárez. Fue sustituido en el minuto 70 con signos visible de cansancio. Y es que defensivamente lo dio todo.

Suárez: Estuvo poco acertado y hasta en algunos momentos desaparecido en el campo, pero es la idiosincrasia de un ‘killer’ en el área: parece que no está, se le ve poco, agazapado, y de repente aparece y te mata. Marcó un gol muy importante, no sólo porque ya le sitúa oficialmente como el tercer máximo delantero de la historia del club, con 195 dianas, sino que mantiene al Barcelona vivo en el pulso de LaLiga. Fue cambiado cuando faltaban diez minutos por Braithwaite.

Messi: En esta ocasión no se le puede contar como asistencia, pese a que el gol llegó de sus botas, al rematar un balón que le dejó de tacón Griezmann, y que el rebote posterior le sirvió a Suárez para marcar. Tuvo dos ocasiones, una de lanzamiento de falta que rozó el larguero y otra de una volea extraordinaria tras un gran pase de Sergi Roberto, que Diego López despejó de forma milagrosa.

CAMBIOS:

Ansu Fati: Ni tres minutos estuvo en el campo. Una entrada suya con los tacos por delante a Calero, que fue revisada por el VAR, le costó la roja directa y su expulsión.

Arturo Vidal: Salió con la intención de poner músculo y contención en la medular, pero lo consiguió sólo en parte. A veces parecía un pollo sin cabeza en busca del balón.

Braithwaite: Setién le puso para que recogiera los desplazamientos largos de Ter Stegen. Alguno lo consiguió, pero tampoco muchos.

Araujo: Salió en los minutos de descuento para buscar fortaleza en el juego aéreo.