MEMORIAS DE SUDÁFRICA

Uruguay cambió el chip para ser tercera en el Mundial

La meta era lograr su tercera mejor actuación de siempre en un Mundial: antes había sido dos veces campeona del mundo (en Uruguay 30 y Brasil 50).

Óscar Tabárez junto a Forlán en un entrenamiento con Uruguay.
JAVIER SORIANO AFP

Superado el tropiezo ante Holanda en la semifinal, Uruguay cambió rápidamente el chip y puso su mente en intentar subirse al podio de Sudáfrica y terminar como tercera mejor selección del Mundial.

La meta era lograr su tercera mejor actuación de siempre en la Copa del Mundo: antes había sido dos veces campeona del mundo (en Uruguay 30 y Brasil 50) y acabó cuarta en 1954 (Suiza) y 1970 (México), plaza que volvería a ocupar en Sudáfrica.

En los primeros seis partidos del torneo, la selección dirigida por Tabárez tuvo algunos contratiempos, casi todos ellos concentrados en el de Holanda, en el que no pudieron jugar Lugano, renqueante del golpe que le hizo retirarse ante Ghana, ni Fucile y Luis Suárez, ambos sancionados. El técnico recuperó a los dos últimos para el encuentro por el tercer puesto, en el que también contaría con Forlán a pesar de que se marchó del césped tocado en la semifinal.

Los charrúas volvieron al entrenamiento convencidos de las palabras que el Loco Abréu dio a un medio uruguayo al día siguiente de caer derrotados en la semifinal ante Holanda: "Queremos ser terceros; muchos darían todo por jugar la final de consolación, sigue siendo un gran sueño ser la tercera mejor selección del Mundo".