VILLARREAL

Otra final contra Bordalás siete años después

Villarreal y Bordalás ya se jugaron el ascenso hace siete años, estando el técnico alicantino en el Alcorcón, y a falta como ahora de pocas jornadas

Otra final contra Bordalás siete años después
Angel Martinez Getty Images

Uno de los partidos más agónicos e importantes de la última década en amarillo fue el que Villarreal y Alcorcón se jugaron el ascenso a Primera, en un encuentro que los castellonenses le ganaron al Alcorcón de Bordalás y encarrilaron su regreso a primera. Ahora, siete años después, el equipo amarillo se enfrenta otra vez al técnico alicantino, ambicionando un objetivo de peso, y en otro enfrentamiento que puede ser decisivo.

El de hace siete años data de la temporada 12-13 y, de la jornada treinta y ocho, en la que el Villarreal de Marcelino se la jugaba ante un gran Alcorcón de Bordalás, que aspiraba también a Primera como el equipo de la Plana. Es más, aquel Alcorcón recibía al Villarreal como tercer clasificado y con tres puntos de ventaja, por lo que de ganar ese partido, las opciones del equipo de Marcelino eran pocas.

Ganó el equipo amarillo, lo que igualó a Villarreal y Alcorcón a 65 puntos en la tabla. Siendo una inyección anímica para los de Marcelino, que acabaron ascendiendo de forma directa. Mientras que el Alcorcón de Bordalás se desinfló, y acabó eliminado en el play off de ascenso, cayendo ante el Girona en la primera eliminatoria.

Siete años después el Villarreal visita a Bordalás con las opciones de jugar en Europa este año que viene. Ya que a los dos equipos les separa un punto en la tabla y, los dos, están con muchas opciones de poder alcanzar ese objetivo.

Una victoria de los de Calleja dejaría al Getafe a cuatro puntos y con el gol average perdido, por lo que de lograr una victoria más, certificaría el puesto europeo para los de la Plana. Mientras que una victoria de Bordalás permitiría al Getafe depender de si mismo, con un calendario más asequible que el de su rival. Aquel enfrentamiento entre el Alcorcón y el Villarreal ya fue intenso e hizo satar chispas en el campo y en los banquillos, algo que parece se puede dar también en el de este miércoles.