FÚTBOL

El VAR del futuro

El videoarbitraje ultima una versión que detecta fueras de juego al segundo. También existe uno más minimalista para el femenino o el fútbol más modesto.

Hernández Hernández revisando el VAR.
DANI SANCHEZ DIARIO AS

El VAR apenas lleva un par de temporadas expandiéndose por el fútbol y llegando a las grandes competiciones y tanto FIFA como Hawk-Eye, la empresa líder de esta tecnología en el mundo, trabajan en la versión 2.0 con el fin de asegurar que cada vez haga más justicia. Como ya comunicó FIFA, están probando una innovación en el sistema de fuera de juego para que sea automático y más eficaz. Se trata de avanzar tecnológicamente a la par que los árbitros amplían su experiencia con esta herramienta e intentar llegar a un uso más completo en busca del error cero en la toma de decisiones.

Antonio Gatto, director de Hawk-Eye en España, atiende a AS para explicar cómo es el VAR del futuro en el que trabaja su empresa: "Tenemos el mejor sistema de fuera de juego del mundo en cuanto a precisión y rapidez. En los últimos meses nuestros ingenieros han trabajado mucho en la última joya de la casa, desarrollando una tecnología de fuera de juego automático que se basa en el rastreo de los jugadores en el campo y es capaz de poner la línea con una precisión excepcional en unos segundos. Ya se han hecho muchos test y los resultados son fantásticos". Un sistema que ponga las líneas del fuera de juego en cada momento del partido y lo detecte al instante, sin necesidad de tener a un árbitro de VAR y a un operador tranzando rectas. La FIFA ya ha visto el potencial de esta nueva herramienta del videoarbitraje y podría ser estrenada en el próximo Mundial: "La FIFA está muy contenta del resultado. No haría falta que hubiese un operador en el VAR. Ahora lo estamos probando en amistosos y, aunque no lo puedo decir seguro, espero que en uno de los próximos grandes eventos podamos ver esta nueva tecnología del fuera de juego. Para la próxima temporada nos gustaría mostrar al mundo cómo es la nueva herramienta de Hawk-Eye".

"Tenemos el mejor sistema de fuera de juego del mundo en cuanto a precisión y rapidez"

Antonio Gatto

Pero este nuevo sistema de fuera de juego no es la única novedad que se prepara para el VAR del futuro. "Tenemos un sistema para comunicar automáticamente todas las decisiones del VOR en los estadios y en las casas. Para que los aficionados, a través de los videomarcadores y las teles, sepan que se está revisando y decidiendo", desvela Gatto. También habrá novedades para los árbitros de VAR: "Estamos trabajando en un seguimiento de ojos de los árbitros para las pantallas durante los partidos con el fin de mejorar las prestaciones. Sigue el movimiento de los ojos y observa cuál es la parte de la pantalla que más mira y le muestra los ángulos que más observa, se cambia la iluminación... Estamos trabajando en ello".

Pero otra de las grandes novedades que dispone esta empresa es de un VAR más minimalista que no precisa de operadores: "Es una solución para competiciones más pequeñas que no pueden aguantar el coste de un sistema como el que tiene LaLiga. Podría ser para la liga bielorrusa o para la Segunda B o la liga femenina. Competiciones más pequeñas y que disponen de menos cámaras. La instalación se tarda apenas dos horas y soporta hasta diez cámaras. Ya lo hemos probado con gran éxito en el fútbol sala en España".

Gatto también anima a LaLiga a que contrate los servicios de la línea de gol, herramienta que ya se usa en la Supercopa de España: "Creo que en una competición tan importante y prestigiosa como LaLiga no se puede tomar una decisión tan vital con un más o menos suponiendo que el balón cruzó o no la línea utilizando dos cámaras fijas. Un gol puede decidir una liga entera".

Antonio Gatto, director de VAR de Hawk-Eye en España, y Clos Gómez, director del proyecto VAR del CTA.

Aunque hay una innovación que se especuló hace unos meses y parece descartada, la de que los árbitros llevasen una pantalla en el brazo y evitar la pérdida de tiempo yendo al monitor: "Entiendo que a la gente no le gusta esperar mucho, pero en unos años la carrera de ir al monitor será algo cotidiano y todos estarán acostumbrados a aguantar la respiración unos minutos. Para ello será fundamental que los espectadores sepan que está pasando y qué se está revisando con un sistema de información como se aplicó en la Supercopa de España" . Aunque si hay una opción por si falla la comunicación entre el campo y el VAR, como ya ha pasado en alguna ocasión en España: "Estamos trabajando para mejorar la comunicación entre árbitros con un servicio de mensajes que se pueden enviar desde el VOR al reloj del que colegiado que está en el estadio. Así, aunque haya un fallo de comunicación, el árbitro sabe siempre lo que está pasando o se está chequeando".

Así funciona el actual sistema

Mientras llega este nuevo software para el VAR, se mantendrá el actual sistema de fuera de juego. El de ahora crea un modelo 3D del campo que permite poner una línea de fuera de juego en todas las cámaras que pueden ser calibradas, cuyo proceso de calibrado se hace horas antes de cada partido. Con el actual sistema se logra poner una línea vertical para proyectar la parte más adelantada del jugador sobre el terreno de juego (cabeza, hombro, rodilla, pie..). El proceso siempre es el mismo: con la cámara más cercana se busca el primer punto de contacto con el balón ante de realizar el pase (casi siempre con unas cámaras que logran 150 frames), después se busca la mejor cámara de las cinco que están calibradas para poner la línea vertical de cada jugador y luego se trazan las rectas de fuera de juego. "Una vez puesta la línea, el sistema aclara inmediatamente el resultado en el monitor del operador y del VAR con el mensaje 'Fuera de juego' o 'No fuera de juego'", apunta Gatto.

Además, el máximo responsable de Hawk-Eye en España apunta a la rapidez de este sistema: "En los casos más sencillos se suele tardar entre 20 o 30 segundos para saber si existe fuera de juego, si tardamos más es porque la situación es muy complicada y la indicación para nuestros operadores es anteponer la precisión a la rapidez, solo así estaremos seguros que la línea que utilizamos es siempre perfecta". Aunque el sistema señala si hay o no orsay, será el árbitro el que decida: "La línea no se traza hasta que el árbitro VAR decide que la toma que considere idónea del punto de contacto a la hora del pase. Y es el árbitro quien también decide si la línea está bien puesta, si se debe mover a la derecha o la izquierda o volver a repetir". Respecto a la eficacia del sistema señala: "Nuestra línea de fuera de juego 3D fue aprobada por la FIFA en el Mundial de 2018, pasó las pruebas con una media de precisión de 43 milímetros".

Pero al igual que la tecnología se mejora, también los que se encargan de ella. Por este motivo, tanto los operarios como los árbitros se entrenan para ser más eficientes, tomar las mejores decisiones y unificar criterios: "Nuestra relación con Velasco Carballo, presidente del CTA, y Clos Gómez, director del proyecto VAR, es extraordinaria. Hablamos mucho para ver dónde se puede mejorar en la comunicación entre VAR y operador. Miramos todos los errores y decimos lo que se debe o no hacer a operadores y árbitros". "El nivel de los VAR españoles e italianos son de los mejores que he encontrado. En la Primera División el nivel de los VAR es muy alto", asegura Antonio Gatto.