SEGUNDA DIVISIÓN B

El Calahorra desvela cómo será el formato de la Segunda B 20-21

Habrá subgrupos iniciales de diez equipos. Después otras tres divisiones: para ascender a Segunda División, para jugar la Segunda B Pro y para evitar el descenso.

Rubiales, en una comparecencia con la RFEF.
CARRUSAN DIARIO AS

Eduardo Arévalo, director deportivo del Calahorra, ha desvelado en una entrevista al medio riojano 'nuevecuatrouno' cuál será el formato exacto de la nueva Segunda División B de la temporada 2020-21. Hasta el momento, se había dicho abiertamente que habría una división de los cinco grupos, al comenzar más tarde de lo esperado por la propagación de la pandemia. Sin embargo, no se había filtrado cuál iba a ser el modelo concreto que decidiese los ascensos a LaLiga SmartBank, a la nueva Segunda División B Pro y los descensos a Tercera.

Según el testimonio del mandatario del Calahorra, los cinco grupos de veinte participantes de la Segunda División B se dividirán en dos subgrupos de diez, que tendrán 18 jornadas de fase regular. Una vez finalice ese tramo de temporada, se harán otros tres subgrupos, para así decidir el destino de cada uno de los clubes. Así quedarían los tres nuevos subgrupos:

-Subgrupo de ascenso a Segunda. Lo formarían los tres primeros de cada uno de los diez subgrupos creados de inicio. Es decir, estaría compuesto por un total de 30 clubes, que serían los aspirantes a subir a LaLiga SmartBank. Los cuatro mejores de este subgrupo, con formato no revelado por Arévalo, ascenderían. Los 26 restantes, junto a los cuatro descensos de Segunda División, formarían la Segunda B Pro.

-Subgrupo de ascenso a Segunda B Pro. Los cuartos, quintos y sextos clasificados de los diez subgrupos iniciales formarían este nuevo subgrupo, que tendría como máximo premio el ascenso a la nueva categoría. De los treinta que lo formarán, solo diez tendrían un hueco en la Segunda B Pro, junto a los 26 perdedores del subgrupo de ascenso y los cuatro descendidos de Segunda. Así, se conformaría definitivamente la nueva división de bronce, con sus 40 plazas asignadas.

-Subgrupo de permanencia en Segunda División B. Los séptimo, octavo, noveno y décimo de cada uno de los diez subgrupos se jugarían la estancia un año más en la categoría. Eso sí, sería una especie de descenso para ellos, ya que, pase lo que pase, estarían una división por debajo de la que iniciaron la temporada. De los 40, falta por confirmar cuántos caerían al infierno de Tercera.

Tras revelar el formato, Eduardo Arévalo habló de la dificultad que tendrán que afrontar ante los cambios: "El comienzo va a ser vital, en menos de una vuelta se decidirá si luchamos por el ascenso o el descenso. Queremos acercarnos lo máximo posible a esa Liga Pro, partiendo de la base primordial de salvarnos. Hay algunos clubes contra los que no podemos competir económicamente. Al final, se veía que antes o después iba a salir, creemos que en la Segunda B hay mucha diferencia entre los primeros y los demás a nivel presupuestario".