MEMORIAS DE SUDÁFRICA

El ejemplo de Llorente

El gran debut de Fernando Llorente a ante Portugal, abrió un debate sobre si debía ser titular antes que Torres. Debate que cerraron Del Bosque y el propio Llorente ese mismo día.

Fernando Llorente era el hombre dei día aquel 30 de junio de 2010 y posó para AS para repasar su gran actuación ante Portugal.

España venció y convenció ante Portugal. El estado de ánimo cambió. Volvió el entusiasmo. La derrota en el debut ante Suiza y los debates después de los partidos ante Honduras y Chile se habían superado. Ahora se debatía sobre si Fernando Llorente debía ser titular después de salir enchufado en octavos y dar profundidad y otros matices al juego de España.

El propio Llorente pasó del debate en una entrevista que concedió después del entrenamiento vespertino de aquel 30 de junio. Después de entrevistar y hacer fotos especiales a Cesc, Xavi, Ramos y Torres, tocaba el turno del personaje del día después de su buen debut en un Mundial.

"Aquí no existe el debate sobre si debo ser titular". La discusión la cerró el propio Llorente en la entrevista. Y respaldó a Torres: "En el equipo todos confiamos en Fernando; estoy seguro de que su momento está por llegar". Llorente no había jugado ni un minuto en los tres primeros partidos y cuando le sacó el seleccionador rindió a gran nivel, cumpliendo con el rol que se le había asignado y demostrando la gran calidad de los 23 convocados. "No quiero polémicas. Estoy aquí para lo que mande el míster y para ayudar al grupo", dijo con sinceridad el entonces delantero del Athletic de Bilbao, que había entrado en la lista definitiva en lugar de Güiza.

Del Bosque también cerró el debate sobre la titularidad de Torres ese mismo día, en el que ya manejábamos la información de que España iba a repetir equipo el siguiente sábado (era miércoles) ante Paraguay en los cuartos de final del Mundial. Villa y Torres seguirían siendo los delanteros titulares. Del Bosque estaba contento con el trabajo de El Niño, al que veía mejorar a cada minuto. De Llorente se esperaba lo que hizo, romper el partido por fuerza.

El seleccionador declaró el día después del partido: "Torres hace un gran trabajo, fija los centrales y va a más. Nos será muy útil en lo que queda de competición". Sobre el debate de si debía entrar Fernando Llorente de titular, Del Bosque comentó con su naturalidad de siempre: "No me molestan las opiniones sobre fútbol. Cuando di la lista y apareció Valdés el primer debate fue el de los porteros, luego llegó el del doble pivote, más tarde el de los extremos y ahora es el del nueve. Cuando se cierre llegará el siguiente".

Esperaba Paraguay en cuartos. La única baja era la de Albiol, que arrastraba en el tobillo el golpazo que se llevó en un choque fortuito en un entrenamiento con Fernando Llorente. El delantero riojano fue un ejemplo. Tanto por su rendimiento cuando le tocó jugar, que mejoró el equipo, como por su comportamiento trabajando en los entrenamientos y haciendo grupo. Contar con jugadores con esa humildad, compromiso y la capacidad de asumir cada uno su rol fue clave para hacer un equipo campeón.