REAL MADRID

Un siglo 'Real'

El 29 de junio de 1920, la Casa Real autorizaba al Madrid Club de Football la posibilidad de utilizar el término 'Real' en su nombre: desde entonces, el equipo se denomina Real Madrid...

Un siglo 'Real'

1916 fue un año importante en la historia del Madrid Football Club. Su buena actuación en el Campeonato Regional, en donde ganó cinco de sus seis encuentros, le propició el acceso a disputar el Campeonato de España (lo que actualmente se conoce como la Copa del Rey). Además, el conjunto madridista estaba forjando los orígenes de un gran equipo. Contaba con Eduardo Teus como portero, la clase de René Petit (se le puede considerar como la primera gran estrella madridista), con los hermanos Eulogio Aranguren y hermano de Sotero, otro ilustre madridista) y José María Pepe Castell (que luego sería el arquitecto del viejo Chamartín) en las alas, con Santiago Bernabéu como delantero centro y Montenegro, un delantero onubense que había llamado la atención en un partido con el Recreativo de Huelva, debido a su juego aguerrido y su potente remate de cabeza. Entre Petit, Bernabéu y Montenegro marcaron los 15 goles que lograron los blancos en este torneo: cada uno anotó cinco tantos… 

Tras ganar ese Campeonato Regional, accedió a disputar el Campeonato de España. El sorteo le deparó un enfrentamiento con el Barcelona. Ambos se volvían a ver las caras en dicho torneo tras haberlo hecho en 1902. Y ahí surgiría la primera gran bronca entre los blancos y el conjunto azulgrana: la eliminatoria tuvo cuatro capítulos que desembocaron en el abandono del terreno de juego de los barcelonistas tras la concesión de un gol que ellos consideraban que no debía valer: para ellos, Sotero Aranguren, autor del gol, estaba en posición antirreglamentaria. La final fue otro cantar: se perdió 4-0 ante el Athletic Club en una final disputada en Barcelona y con Paco Bru, jugador del Barcelona, como colegiado. Aduciendo esa derrota y también por sus obligaciones militares, el presidente blanco, Adolfo Meléndez, dejó la presidencia. En su lugar, el 21 de mayo, accedió a la presidencia Pedro Parages, que ya era directivo en la junta anterior: lo que se lograba de esa manera era garantizarse la continuidad en la gestión de la entidad blanca. 

Pedro Parages Diego-Madrazo había nacido en Madrid, a finales de 1883. Había ido a estudiar a Manchester, donde aprendió a jugar al football mientras estudiaba Comercio. Poseía un sentido del juego superior al resto de sus compañeros. Fue fundador del club, extremo derecho, uno de los jugadores que ganó la Copa de España cuatro veces de manera seguida entre 1905 a 1908, directivo, presidente, e incluso llegó a ser el socio número uno del club (lo era cuando falleció en 1950 en Burdeos). Y un apasionado madridista. 

Parages, en el centro de la imagen, en una Junta Directiva del Madrid del año 1916.

Los dos años siguientes verán al Madrid alcanzar la final de Copa. La ganará en 1917, al derrotar al Arenas de Guecho por 2-1 en el encuentro de desempate y en la prórroga. En el Campeonato Regional había arrasado: seis victorias en otros tantos encuentros, con 28 goles marcados (la mitad, 14, en los dos últimos partidos…). Mientras, en 1918 caerá ante el Real Unión (2-0) en una final en la que el gran protagonista fue René Petit (jugaba con el conjunto irundarra), aunque el goleador fue Legarreta y por partida doble. Su campaña en el Campeonato Regional no había sido tan formidable como la campaña anterior: ganó cinco encuentros, pero tres fueron por la mínima… 

Mientras, el club atraviesa un gran momento en consonancia con el boom que se vive en el aspecto deportivo, y sobre todo, futbolístico. El runrún de la creación de una posible Selección española había tomado cuerpo a lo largo de 1919 y que fuese a competir un año después en los Juegos Olímpicos de Amberes había dado un empujón formidable al football (así se escribía entonces), y así será hasta que concluya la cita olímpica con la consecución de la medalla de plata: el primer gran éxito del fútbol español a nivel internacional. 

En el seno del Madrid, los buenos resultados llegan justo cuando el equipo alcanza su mayoría de edad. Pedro Parages y su Junta directiva tienen otras ideas en la cabeza. El 22 de abril el club blanco celebraba sus 18 años de existencia (el 6 de marzo de 1902 se procedió a elegir una nueva junta directiva que promulgaría unos nuevos estatutos aprobados ese siguiente mes de abril), y el presidente Parages sueña con conseguir un título, pero aunque se puede conseguir en el terreno de juego, aspira a que sea la Casa Real quien conceda la posibilidad de poder utilizar el término ‘Real’. Y empezaron a hablar de dicha posibilidad. Los directivos blancos han visto que otras sociedades se han dirigido y obtenido del rey Alfonso XIII el tratamiento de ‘Real’ y quieren lo mismo para el Madrid, caso del Deportivo coruñés (1909) Espanyol (ya lucía el término ‘Real’ en 1911) y Mallorca (1916) por poner unos ejemplos.

Por tal motivo, dichas conversaciones se llevan con absoluta discreción, aunque en algunos medios se asegura la siguiente noticia con cierta antelación: “Tenemos entendido que, a petición del Excelentísimo señor Capitán General y por conducto del Vicepresidente de la Junta Central de Balompié, le será concedido al Madrid F.C. el título de Real”). Los rectores blancos no pueden arriesgarse a llevarse una negativa. Para facilitar la consecución del objetivo se ofrece al Rey la presidencia de honor. Don Alfonso transmite a los interlocutores blancos que el futuro es su hijo primogénito, S. A. R. don Alfonso de Borbón y Battenberg, príncipe de Asturias, un joven de trece años y bastante aficionado al football. La Junta directiva acepta la sugerencia real y le nombra Presidente de Honor. Parages encarga su retrato al pintor Urquiola, cuadro que hasta el advenimiento de la República presidirá la sala de juntas: dicho lienzo desaparecerá tras la proclamación de la II República. Días más tarde, el 29 de junio de 1920, se recibe el oficio de la Mayordomía Mayor de Su Majestad por la que se concede al Madrid Football Club el título de 'Real' a través de un comunicado que dice así: “Su Majestad el Rey (q. D. g.), se ha servido conceder con la mayor complacencia el Título de Real, a ese Club de Football del que V. es digno Presidente, el cual, en lo sucesivo podrá anteponerse a su denominación. Lo que de Real orden participo a V, para su conocimiento, y efectos consiguientes. Dios guarde a V. muchos años. Palacio 29 de junio de 1920. El Jefe Superior de Palacio”. Desde entonces, el Madrid Club de Football pasaba a ser Real Madrid Club de Football. Una nomenclatura que sigue vigente hoy día. Sólo tuvo un parón temporal: desde la proclamación de la II República en 1931 hasta el final de la Guerra Civil. Eso sí, uno de los elementos a variar fue el escudo: se le introdujo una corona, rematada por una cruz, se afinaron las letras M (de Madrid, su puente se ladeaba más hacia el lado izquierdo), C (de Club) y F (de Football, y que crecía en longitud). Un nuevo escudo para una nueva etapa.

El comunicado de la Mayordomía de la Casa Real otorgando la disponibilidad de poder utilizar el término 'Real' al Madrid Club de Football.

El 9 de julio de 1920, la directiva madridista acudía a Capitanía General para nombrar presidente de honor del conjunto blanco a don Alfonso de Borbón y recibir la Real Orden correspondiente. Cuatro meses más tarde, el Real Madrid Club de Football disputaba su primer encuentro bajo su nueva denominación. Era un partido del Campeonato Regional ante el Racing que acabó en empate a dos tantos. Luis Torrado fue el autor del primer gol del Real Madrid, el mejor equipo del Siglo XX (la FIFA lo nombró en diciembre de 2000)…