MALLORCA 0-BARCELONA 4

1x1 del Barça: imparable con Messi y la garra de Vidal

El parón le ha sentado a las mil maravillas a los blaugrana. Braithwaite y Alba marcaron también y Luis Suárez regresó tras cinco meses fuera.

0

Ter Stegen: El portero alemán tuvo dos grandes intervenciones a sendos remates de Take Kubo. Pecó en exceso a la hora de hacer vista, ya que dos balones rozaron el poste. El Mallorca fue de más a menos en ataque y al final acabó con la portería a cero.

Sergi Roberto: Leo Messi se hartó de suministrarle balones por la banda derecha, pero el canterano no estuvo del todo fino a la hora de ejecutar los centros. En todo caso, sus incursiones como carrilero siempre fueron muy peligrosas. Le faltó un poco más de precisión para concluir con éxito sus acciones.

Piqué: El central catalán empezó un tanto frío el partido, pero poco a poco fue entonándose. Potente en el juego aéreo y en la anticipación, se entendió bastante bien con su nueva pareja de baile, el central del filial, Araujo.

Araujo: Su debut en la pizarra de Setién no pudo ser mejor. Serio y solvente en sus acciones, no cometió ningún error de bulto, supo hacerse valer entre los atacantes del Mallorca y se mostró siempre muy seguro en sus acciones. Es verdad que el partido no fue muy exigente para él, pero demostró tener tablas de sobras para seguir con el primer equipo. Estuvo hasta cerca de marcar un gol, pero el balón acabó en el palo.

Alba: Gran partido del lateral izquierdo, que empezó teniendo más de un problema para frenar las incursiones por su banda de Kubo, pero una vez que el japonés empezó a perder fuelle, el defensa se prodigó mucho más en ataque, llegando al final a marcar un gol, tras salirse del fuera de juego por milímetros. Forzó inteligentemente la amarilla para perderse el partido ante el Leganés.

Sergio Busquets: Partido correcto, pero sin estridencias del internacional. Supo controlar sin mayores apuros su zona de influencia, sacando siempre el balón con lucidez y de forma aseada. Setién le sustituyó en los últimos veinte minutos, pensando en los próximos partidos.

Vidal: El chileno salió con una marcha más que el resto de jugadores del campo. En el primer balón que se le puso al alcance, entró como una exhalación dentro del área, para acabar marcando de cabeza tras un centro preciso de Alba. A ímpetu, ganas y garra no le gana nadie, aunque a veces se le vaya la cabeza y acabe viendo una tarjeta por su afán de recuperar balones. Ya no salió en la segunda parte. Setién consideró que ya había cumplido con creces con su trabajo.

De Jong: El holandés completó un partido notable, con aportaciones claves en el juego. De hecho, una recuperación suya, robándole la cartera a Take Kubo, propició el primer gol del Barcelona. Su juego a veces da síntomas de ciertos altibajos, pero su presencia en el mediocampo es siempre fundamental para dar equilibrio al equipo. Fue sustituido en los últimos minutos.

Messi: Espectacular en todos los sentidos. Generoso en las asistencias, repartió dos a sus compañeros, Braithwaite y Alba, y letal a la hora de ver portería, marcando un gol con la derecha, tras una jugada al contragolpe armada por Luis Suárez. Su presencia en el campo eclipsó tanto al rival como a sus compañeros. Cuando Leo tiene el balón, el fútbol tiene sentido.

Griezmann: El francés se ubicó como delantero centro, pero sin tener mucho protagonismo en el campo. Participó de forma tangencial en el segundo gol del Barcelona, ya que molestó un poco para que Messi pudiera asistir de cabeza a Braithwaite. Defensivamente sigue siendo una pieza importante, pero le siguen faltando automatismos en ataque. Sigue en tierra de nadie.

Braithwaite: Jugó descolgado en la banda izquierda y empezó con poca participación y con un rol muy secundario en ataque. Pero el gol que marcó, tras una asistencia de Messi, le sirvió para crecerse y dar un paso adelante en ataque. De hecho, estuvo cerca de hacer un doblete, tras otro gran pase de Messi, pero al final el balón salió fuera por milímetros. Ya ha hecho mucho más que Boateng la temporada pasada. Al menos, el danés no ha llegado para poner mano sólo sino que quiere sumar cosas para el equipo. Huele a Larsson.

CAMBIOS:

Rakitic: Salió tras el descanso por Arturo Vidal. Estuvo siempre atento para aportar coberturas y ayudas a la medular. Jugó su partido 300 con el Barcelona.

Luis Suárez: El charrúa regresó tras cinco meses fuera de los terrenos de juego. En el tiempo que estuvo en el campo estuvo muy cerca de marcar. Está con ganas y ambición. Uno se frota las manos pensando en lo que viene.

Semedo: Una vez superado su castigo, con redención incluida, el defensa portugués regresó al campo.

Arthur: Aportó posesión de balón y el Barça ganó aún más en el juego de control.

Junior: Jugó los últimos minutos.