REAL MADRID

Malestar en el Real Madrid por el calendario de la Liga

En el seno del club no está gustando el reparto de días y horarios de la patronal. "¡Qué casualidad!", sostienen sobre que el Barça juegue primero.

La desescalada asimétrica también ha llegado a los horarios de LaLiga. En el seno del Real Madrid no está gustando el reparto de días y horarios establecidos por la patronal para las cuatro jornadas del Campeonato una vez que esta semana va a reanudarse. El principal motivo de queja se basa en la ventaja que se le ha dado al Barça en las jornadas 28, 29, 30 y 31, dado que en las cuatro ("¡qué casualidad!", sostienen con ironía en los despachos del club blanco) juegan los azulgrana antes que los de Zidane.

Ni siquiera se ha respetado el orden inicial antes del parón forzado por el coronavirus, dado que el Real Madrid-Eibar se hubiera jugado el viernes 13 de marzo, lo que le hubiera permitido en caso de victoria meter presión al Barça, que jugaba ese fin de semana en Palma de Mallorca. Si los blancos ganaban al Eibar en el Bernabéu se ponían un punto por delante en la tabla clasificatoria y obligaba al equipo de Setián a ganar a los de Son Moix si querían mantener el liderato, dado que el goal average particular en caso de empate a puntos lo tienen ganado los blancos. Pues ahora el Mallorca-Barça se jugará este sábado (a las 22:00 horas) y el Madrid-Eibar un día después, el domingo (19:30).

En el resto de jornadas programadas pasa igual. El Barça juega siempre 24 o incluso 48 horas antes que el Madrid, como en la salida al Pizjuán del viernes 19, mientras que el Madrid jugará en Anoeta el domingo 21. También se ven situaciones que parecen sibilinas y que pueden ayudar a los azulgrana. El Barça-Leganés se juega el próximo martes, día 16, a las 22:00. El siguiente partido del equipo del Vasco Aguirre es en Mallorca, jugándose la permanencia con los isleños (ahora sólo les separa dos puntos). Pues curiosamente, en vez de poner ese partido en sábado lo han puesto el viernes a las 19:30 horas. Es decir, ni siquiera habrán pasado 72 horas desde el partido del Camp Nou, que acabará a las doce de la noche. "Lo normal es que eso obligue al Leganés a jugar con suplentes en Barcelona y quemar todas sus naves tres días después en Mallorca", comentan con bastante lógica en el club blanco. Las asimetrías han llegado también al fútbol. Y al calendario. Con el título de Liga en juego…