REAL MADRID

Un año de la reunión más especial para Hazard

Hubo rumores desde marzo del acuerdo Madrid-Chelsea, que no llegó hasta el 6 de junio. Horas después el jugador se enteraba en la concentración de Bélgica.

Un año de la reunión más especial para Hazard
Javier Gandul / Diario AS

Todo final supone un inicio y el adiós de Eden Hazard al Chelsea y su compromiso con el Madrid empezó a materializarse hace un año, el 6 de junio de 2019. Fue entonces, a las 14:45 horas de ese jueves, cuando sus dos agentes aparecieron en el Belgian Football Centre al volante de un coche de alta gama, con AS como único testigo. Lo que pasó a continuación se convirtió al momento en un recuerdo imborrable para Eden.

Pese a los constantes rumores publicados, en algunos incluso asegurándose desde marzo que había acuerdo entre Madrid y Chelsea, ni Hazard ni sus representantes las tenían todas consigo aún en junio. De hecho, el miércoles 5, a última hora de la noche, seguían a la espera de que Marina Granovskaia, directora general del club de Stamford Bridge, diera su brazo a torcer. Eso ocurrió muy poco después, lo que hizo a los empresarios desplazarse hasta Tubize.

Presentación con 50.000 madridistas

Ahí, en plena concentración de Bélgica, se reunieron por espacio de una hora con Hazard, al que le comunicaron la buena nueva: el Chelsea, al fin, había aceptado la propuesta del Madrid. Se abría paso por ello el tiempo para el papeleo, nada sencillo en un trato de este calado. Hubo que esperar al día siguiente, el 7 de junio y ya entrada la noche, para que se produjera la oficialidad: Hazard hasta 2024 por 100 millones de euros más variables, unos de fácil cumplimiento y otros no tanto, lo que le convertía en la compra madridista más cara de siempre.

Como informó este periódico, no entró en los planes de la Federación Belga de Fútbol ni en los del propio Hazard dejar su país para, como se especuló, realizar un viaje relámpago a Madrid para su presentación. Primó el importante objetivo de los Belgian Red Devils, cumplido con Eden al frente con sendas victorias ante Kazajistán y Escocia para acercar a su selección a la Eurocopa 2020. Dos días después, el 13-J, disfrutó de su puesta de gala, con honores de estrella, en un Santiago Bernabéu con alrededor de 50.000 espectadores, en pleno verano y tras una temporada en la que la afición había llegado al hartazgo por la ausencia de títulos y buen fútbol.