CELTA

La rutina de Emre Mor no cambia tras el confinamiento

El Olimpiakós retoma este domingo el campeonato griego y el extremo turco cedido por el Celta se ha quedado fuera de la convocatoria para jugar ante el PAOK.

Emre Mor consulta su teléfono móvil sentado en una tumbona al lado de una piscina.

En la nueva normalidad la carrera deportiva de Emre Mor sigue cotizando a la baja. El extremo cedido por el Celta se ha quedado fuera de la convocataria del Olimpiakós para enfrentarse este domingo al PAOK en la reanudación de la liga griega.

Antes del parón por la crisis sanitaria del COVID-19, la participación del futbolista turco con el conjunto de El Pireo se limitó a 47 minutos en la copa helena. Su técnico, el portugués Pedro Martins, no ha contado ni en la liga ni en la Europa League con el atacante de 22 años que se incorporó a préstamo a finales del pasado mes de enero. 

Este escaso protagonismo deja sin efecto la cláusula que el Celta incluyó en la cesión. Según ese acuerdo, el Olimpiakós tendría que fichar a Mor por 4 millones de euros si el internacional otomano disputase la mitad de los partidos. Por lo tanto, todo hace indicar que al término de esta campaña regresará a Vigo, donde su contrato concluye el 30 de junio de 2022.

La inversión que la entidad olívica realizó en el verano de 2017, desembolsando 13 millones de euros, no ha parado de devaluarse. Tras dos años con la camiseta celeste, de paupérrimo rendimiento deportivo y constantes problemas disciplinarios por su díscolo comportamiento, este curso lo inició a préstamo en el Galatasaray. Su gran valedor futbolístico Fatih Terim tampoco fue capaz de reconducirlo y Mor cambió Turquía por Grecia en el mercado invernal.