AS, CON SU DESCUBRIDOR

Fede Valverde, un descubrimiento de época para el Real Madrid

Se cumplen cinco años desde que Fede Valverde fichase por el Madrid. AS estuvo con su descubridor en Uruguay: "Entrenaba a todas horas delante del muro de las Acacias".

Néstor Goncálves, hijo del mítico capitán de Peñarol 'Tito', fue la persona clave para que Valverde dejase atrás los pequeños equipos de fútbol baby y se incorporase a Peñarol. Ya se han cumplido cinco años desde que el centrocampista fichase por el club blanco. AS estuvo hace unos meses con su descubridor en Uruguay.

¿Cómo descubre a Fede?

Tengo una red de ojeadores y me recomendaron ir a ver a un pive que la estaba rompiendo. Él tenía ocho años y yo le miraba a los ojos fijamente. Sus ojos me decían dame más exigencia porque quiero más. Siempre fue un chico que solventó cualquier tipo de problema. A más dificultad, mejor rendimiento da. Creo que en el Madrid también lo está demostrando.

¿Fue difícil ficharle?

En su equipo anterior le querían mucho y yo le demostré que lo mejor para él era fichar por Peñarol. Llega con unos nueve años y ahí tenía que seguir en categoría futbol baby, luego ya pasó al club como tal.

FUTBOL 19/20

¿Sabía que iba para estrella?

¡Sí! Fuera del campo era muy callado, pero dentro deslumbraba. Lo primero que vi fueron impresiones, siempre es la intuición la que nos va dando esa respuesta de si llegará. En el caso de Valverde se le veía cosas distintas, pero después detectamos la gran evolución que presenta: su capacidad de absorber conceptos, una tremenda disposición para el entreno, actitud, una familia que respalda... Es un proceso donde algunos se quedan y otros crecen.

¿Qué me dice del muro de las Acacias?

Valverde al principio no podía entrenar con sus compañeros por un tema de papeleo. Entonces, lo que yo hago es tenerle enfrente de un muro haciendo ejercicios de control y pase. Entrenaba a todas horas enfrente de ese muro.

FUTBOL 19/20

Nunca se quejaba... ¿De verdad?

Nunca le llamé la atención por un mal comportamiento porque es muy seguro de cabeza. Todo lo que se le pone enfrente percibe que tiene capacidad para resolverlo. La tranquilidad con la que entra en la cancha siempre fue igual. Nunca llamaba la atención.

Imagino que esa práctica ya no lo hace en el jardín...

Si tuviera ese muro, seguro que ahora seguiría haciéndolo porque sabe que todo es mejorable.

Hablando de usted. Su padre fue una leyenda de Peñarol y conoció bien a Fede...

Para mí es un orgullo ser su hijo. Sé que algunos de sus triunfos como los nueve campeonatos uruguayos y las tres Copas Libertadores son muy emotivos para 'El Pajarito'. La primera vez que Valverde entrenó con sus compañeros mi padre estaba en un despacho cercano a la cancha y me dijo quiero hablar contigo... Me extrañé, no sabía qué quería decirme. "A ese flaquito cuídalo", me advirtió.

Además, es curioso porque su papá rechazó jugar en el Madrid...

Él se sentía querido en Peñarol y no tenía la necesidad de cambiar de equipo. Mi padre no llegó a saber que Fede se fue al Real Madrid, pero seguro que le hubiera dicho de broma que se vendió en el buen sentido de la palabra.

¿Cuál es el secreto de Valverde?

Su mamá Doris. Ella siempre estaba la primera en los entrenamientos porque ellos tenían un bus que llegaba muy pronto y otro que iba más justo. Llovía y estaba. Hacía frío y estaba, incluso querían venir hasta con fiebre. La educación de la familia es una parte importante. Vino de la familia que tenía que venir. Siempre los primeros... Tiene una mamá muy fuerte de cabeza, eso es lo que hace posible que el talento siga siendo talentoso.

¿Tiene algún límite?

Ni mucho menos tiene techo. Es un pibe que en el Madrid demuestra tener una capacidad tremenda. Al principio, le queríamos hacer marcar gol y esa no era su función, poco a poco se fue adaptando hasta el jugador que es. Los futbolistas quedan marcados por los títulos. Espero que su futuro vaya de la mano de triunfos.

¿Es feliz en el Madrid?

Muchísimo. Siempre ha demostrado que tiene nivel para ser importante y tiene un compromiso impecable con todo el mundo. Supo aprovechar su oportunidad y