ALMERÍA

El Almería negocia para comprar al defensa Nikola Maras

El club almeriense busca quedarse en propiedad con el central, que ve con buenos ojos continuar como rojiblanco. El Chaves ha ampliado un mes la opción de compra, que vencía este domingo.

Maras celebra un gol
DANI SANCHEZ DIARIO AS

El Almería quiere quedarse en propiedad con Nikola Maras y Nikola Maras quiere seguir vistiendo la rojiblanca. A priori ambas partes no deberían encontrarse con demasiadas dificultades, aunque hasta el rabo todo es toro, máxime en el fútbol. De la decena de futbolistas que tiene José María Gutiérrez (quitando a Lazo, a quien el club almeriense ha comprado al Getafe), seis tienen una cláusula obligatoria en sus contratos para quedarse en propiedad en el sudeste peninsular en caso de ascenso. Por el contrario, por Maras, Ozornwafor, Coric y Juan Muñoz existe una opción de tanteo. La entidad rojiblanca está interesada en todos, excepto en el africano, siendo tanto el central serbio como el delantero madrileño dos prioridades

El Almería tenía hasta hoy para ejecutar la opción de compra por Maras, según informa 'Record'. Sin embargo, el Chaves, propiedad de los servicios de Maras, ha dado una prórroga de un mes, debido a la situación excepcional que está viviendo el fútbol, por lo que el Almería tendrá hasta el 30 de junio para llegar a un acuerdo tanto con el club luso como con el central portugués, uno de los capitanes en la sombra del conjunto de José María Gutiérrez, moviéndose las fichas ya desde la Vega de Acá. A sus 24 años el zaguero serbio se ha convertido en uno de los ídolos de la hinchada rojiblanca tanto por su carácter dentro del campo (sólo Martos ha jugado más que él) como fuera del verde.

El Chaves, que compró a Maras en verano de 2018 procedente del Rad Belgrado por algo menos de medio millón de euros, busca un "retorno financiero" tal y como indica 'Record'. Los portugueses, que el pasado ejercicio jugaron en la máxima categoría, han realizado este curso una discreta temporada -mitad de la tabla- y son conscientes de que a pesar de que uno de los referentes de la grada del Mediterráneo no ha mantenido el ritmo alto que impuso al principio tiene el caché suficiente para no ir al segundo escalafón luso.