ARGENTINA | RIVER PLATE

El mayor encontronazo del Mono Burgos con Maxi López

El diario Olé recoge la anécdota del exdelantero de River Plate con el ayudante de Diego Pablo Simeone: "el Mono me quería comer, era ir contra la muerte".

El mayor encontronazo del Mono Burgos con Maxi López

Maxi López, célebre delantero criado en las categorías inferiores de River Plate, apura en el Crotone de la Serie B italiana los últimos años de su carrera. Desembarcó en Europa fichando por el Barcelona y también jugaría en Rusia o Brasil años después de dejar de vestir la zamarra del equipo 'Millonario'. Aunque es en el país transalpino donde ha tenido lugar gran parte de su trayectoria como futbolista.

En Italia, Maxi tuvo sus más y sus menos con algunos de los entrenadores con los que trabajó, aunque una entrevista recogida por el diario argentino Olé destacó el que protagonizó junto a Germán "el Mono" Burgos, actual segundo entrenador del Atlético de Madrid. Este suceso aconteció en Catania, equipo comandado por un cuerpo técnico con los mismos protagonistas que el del conjunto rojiblanco. Asi lo narró el delantero argentino: "yo venía siendo titular y el Cholo me sacó del equipo. Yo estaba nervioso por el nacimiento de mi hijo y les dije que no quería ir a Nápoles. A los 15 minutos me hicieron salir a calentar y yo no quise. El Mono me quería comer. Era ir contra la muerte, pero el Profe Ortega me tranquilizó y en el segundo tiempo terminé entrando y les pedí perdón".

En sus declaraciones, hizo mención especial al entrenador con el que River ha vuelto a alzarse con un entorchado a nivel continental: Marcelo Gallardo. A López le tocó jugar junto a él en el Monumental y así lo definió: "ya dentro de la cancha era un entrenador. Reunía muchas características. Demostró que tiene un techo altísimo, por cómo lee el fútbol. Es de los más inteligentes. Tiene una gran capacidad y futuro europeo".

Acabó la entrevista ensalzando la figura del Burrito Ortega: "le daba alegría a River, era como Ronaldinho en el Barcelona", y también hablando desde un prisma más personal: "no veo a mis hijos desde hace cuatro meses. Al primer día que pueda salir de la región, voy a ir a verlos. Los extraño a morir".