HÉRCULES

Quique dimite: "El planteamiento inicial ha cambiado"

El presidente del Hércules renuncia al cargo y emite un comunicado en el que asegura que no comulga con los planes de Ramírez y Ortiz.

Quique dimite: "El planteamiento inicial ha cambiado"
FITO GONZALEZ DIARIO AS

Quique Hernández se va del Hércules. El valenciano ha presentado esta misma tarde su dimisión como presidente ante Enrique Ortiz. El dirigente, tras fracasar el fichaje de Carmelo del Pozo, dice adiós otra vez, como ya hizo en 2018. Ahora, cuatro meses después de regresar al cargo, vuelve a marcharse del Hércules.

Quique dimite porque ya no cree en el proyecto actual que tienen en mente Juan Carlos Ramírez y Enrique Ortiz. El valenciano ha emitido un comunicado en el que asegura que "el planteamiento inicial ha cambiado y el actual no responde a las expectativas iniciales".

El exdirigente también afirma que "no sería honesto continuar" porque no tiene el convencimiento de poder "trabajar en un proyecto de futuro". Enrique Ortiz ha intentado convencer a Quique esta tarde tras una reunión, pero ha sido imposible. Tal y como ha adelantado Cope Alicante este mediodía, la decisión la tenía tomada desde el pasado martes.

El comunicado íntegro de Quique Hernández

El martes, a las 13.30, le comuniqué a Enrique Ortiz la imposibilidad de formar parte del proyecto del Hércules CF en las circunstancias actuales. No voy a entrar a explicar una decisión que, con total seguridad, entienden la mayor parte de los aficionados. No creo que contribuyese en nada a mejorar la situación actual.

Cuando asumí la presidencia del equipo en enero, lo hice convencido de que era posible profesionalizar el club y devolverlo a la categoría que merece. Convencido de que sería posible, pese a los obstáculos existentes, trabajar en un proyecto de futuro. Sin ese convencimiento no sería honesto continuar. El planteamiento inicial ha cambiado y el actual no responde a las expectativas iniciales.

Quiero agradecer a la afición el cariño y el respeto demostrado en todo momento y, sobre todo, su respaldo a la hora de intentar creer que otro Hércules era posible. Espero, de todo corazón, que el Hércules que todos queremos sea una realidad. Toda la suerte del mundo a los que en lo sucesivo afronten este reto. Su suerte será la del Hércules, y la de Alicante.