REAL MADRID

Reinier, vacaciones forzosas

Tras la conclusión de Segunda B, el brasileño se enfrenta a cinco meses sin competir. Por ahora, no se ha ejercitado con el primer equipo. Su futuro es una incógnita.

Cientos de jugadores en el fútbol no profesional afrontan desde principios de mayo unas largas vacaciones que se podrían extender incluso hasta más allá del mes de septiembre. Uno de ellos es Reinier, que ha visto frenada su adaptación al Real Madrid por la pandemia y que vive ahora la incertidumbre de qué sucederá con su futuro. El brasileño llegó en febrero, disputó tres partidos con el Castilla y tuvo que parar. Ahora, tampoco ha estado presente en semana y media de entrenamientos del primer equipo. Unas vacaciones forzosas.

A sus 18 años, Reinier manifestó ante los medios que su sueño era poder participar lo máximo posible en la dinámica diaria del Real Madrid, para así optar a ganarse su sitio en el primer equipo y la confianza de Zidane, pero sabiendo a la vez que su lugar inicial estaba en el Castilla. Sin embargo, las circunstancias actuales le obligan a estar cinco meses sin competir. Una de las grandes incógnitas de la vuelta a los entrenamientos del pasado lunes 11 era si el recién llegado se pondría a las órdenes del técnico francés. No ha sido así. Desde su aterrizaje en España en febrero nunca se ha ejercitado junto a los la primera plantilla.

El pasado 6 de mayo, Luis Rubiales hizo oficial la conclusión de la temporada regular de Segunda B y la supresión de descensos. Los ascensos se jugarían en el tradicional Playoff, en el que el Castilla no tiene hueco. Se ponía así fin a la primera aventura de Raúl con el filial y a la etapa inicial de Reinier como madridista. Es entonces cuando el club debía tomar una decisión: darle vacaciones como a la mayoría de canteranos (Javi Hernández, por ejemplo, ha reforzado a los de Zidane) o darle alas desde el campo de entrenamiento y con Zizou como mentor. Pasó los test del COVID-19, pero, por el momento, sigue en casa.

Reinier, emocionado en su primera rueda de prensa como jugador del Real Madrid.

¿Cesión o continuidad?

El Real Madrid apostó fuerte por el talento de Reinier, pagando por él una cifra cercana a los 30 millones de euros. Al igual que sucedió con Vinicius y Rodrygo, la idea era que se forjara durante un tiempo en el Castilla antes de dar el paso al primer equipo. Así estaba sucediendo hasta que el coronavirus forzó el parón de las competiciones. No obstante, a diferencia del rumbo que tomaron sus dos compatriotas, su futuro es una incógnita.

Su condición de extracomunitario le complica encajar en la primera plantilla, que ya cuenta con Militao y los mencionados Rodrygo y Vinicius. Kubo también podría volver tras su año en el Mallorca. Por ello, todo apunta a que saldrá cedido con la mente puesta en repetir fórmulas de éxito como ha sucedido con Odegaard. El Valladolid, con el que el Madrid tiene una gran relación, ya sondeó la posibilidad de incorporarle en invierno. Ofertas no le faltarán.

Reinier mostró una gran sintonía con sus compañeros desde el primer momento.

El Castilla volaba bajo su timón

El filial ha sido acusado durante toda la temporada de inconsistente. Derrota, victoria, empate, empate, derrota... Sin embargo, en los últimos meses, había dado un paso al frente y la lucha por clasificarse para las eliminatorias de ascenso ya no estaba descartada. Es más, desde la llegada de Reinier, el equipo había mejorado su imagen. En sus tres primeros partidos, el Castilla sucumbió ante el Pontevedra, pero dio una gran imagen frente a Coruxo (4-0) y Sanse (2-0).

En los triunfos, Reinier tuvo un papel protagonista. El atacante firmó dos tantos en la goleada al Coruxo, partiendo como extremo izquierda. En el derbi madrileño, dio una asistencia. Casi sin período de adaptación, dio rienda suelta a su fútbol y demostró estar preparado para dar el salto de categoría. Es uno de los motivos principales por los que apunta a salir cedido a un equipo de máxima categoría. Antes de ello, vacaciones anticipadas, futuro incierto y unos meses de lo más caóticos.