RAYO VALLECANO

El Rayo Vallecano saca del ERTE a los jugadores del primer equipo

Así se les ha notificado a los futbolistas franjirrojos, que volverán mañana miércoles al trabajo en la Ciudad Deportiva. Está previsto que allí comiencen con los entrenamientos en grupos.

El Rayo Vallecano ha sacado del ERTE a los jugadores del primer equipo, poniendo así punto y final a esta situación. Los futbolistas han estado ejercitándose en sus respectivos domicilios durante el lunes y el martes, a expensas de que el club franjirrojo los sacase del expediente de regulación en el que seguían inmersos. La plantilla entendía que la vuelta al trabajo de la semana pasada en la Ciudad Deportiva, con sesiones individuales y bajo el estricto protocolo de LaLiga, debía llevar implícita la recuperación de sus emolumentos. Siendo el caso del Elche un buen ejemplo.

Los jugadores rayistas han recibido la notificación a primera hora de esta tarde, después de que la entidad emitiese emitiese un comunicado, donde anunciaba su decisión de “modificar el tiempo de trabajo marcado en el ERTE para adaptarlo a las nuevas necesidades del primer equipo”. Está previsto que la plantilla regrese mañana miércoles a la Ciudad Deportiva, desde las 08:30 horas, y pueda empezar con los entrenamientos en grupos. Algo que el resto de equipos lleva haciendo desde principios de semana y que, en el caso del Rayo, urge, puesto que abrirá LaLiga contra el Albacete el 9 de junio.

Finalmente se ha resuelto el problema, pero las últimas 24 horas en Vallecas han sido intensas. Paco Jémez y David Cobeño protagonizaron un fuerte encontronazo, fruto de la tensión generada por el ERTE y el comunicado del club la noche anterior. A las 10:15, las cámaras de Deportes Cuatro captaron la discusión. El director deportivo se dirigía al técnico: “Decir que yo no lo he hecho...”. A lo que Paco le pedía: “Escúchame”. Entonces Cobeño explotaba y gritaba: “¡Que no! ¡Que me faltáis todos! ¡Me cago en Dios! ¡Que no! ¡Que no me toques, Paco! ¡No me toquéis!”. Y es que Jémez y otros miembros del cuerpo técnico trataban de agarrarle para tranquilizarle. En ese rifirrafe se oyó decir a Cobeño: “Que yo no he hecho el puto ERTE”.

Pasado un rato, sobre las 11:20, ambos saltaron al césped y durante unos minutos pasearon y charlaron relajadamente. Una reunión captada por AS TV. Así escenificaron la paz, después de la tormenta. “Discutimos y lo arreglamos, nada que dos amigos no puedan solucionar. Lo provoca la situación que estamos viviendo. Cobe tiene mucho estrés y se está comiendo muchos marrones que no le corresponden. Luego hemos hablado, nos hemos pegado 72 abrazos y 27 besos. Cuando lo arreglas de corazón no quedan secuelas”, confesó Paco, que desveló su reunión con el vicepresidente José María Sardá: “Hemos limado asperezas y todos estamos dispuestos a acabar con esto”. Así fue minutos después.