SD EIBAR

Once leyendas del Eibar por dorsales

Once leyendas del Eibar, seleccionados de los mejores jugadores según el dorsal que usaron.

  • El portero Garmendia (Zizurkil, 1960) jugó 19 temporadas seguidas (desde la 1979-1980 a la 2007-2008) en el Eibar en tres categorías diferentes (Tercera División, Segunda B y Segunda División). Es el futbolista que más tiempo ha defendido la camiseta azulgrana, que más partidos ha disputado, y su eterno capitán. Logró dos ascensos de azulgrana, en Badajoz a Segunda B (campaña 1985-1986) con Juanjo Arrieta de entrenador, y en Durango a Segunda A (1987-1988) con Alfonso Barasoain de técnico. Ganó 2 veces el Trofeo Zamora como portero menos goleado de Segunda División (temporadas 1991-1992 y 1995-1996). Compaginó el fútbol con la profesión de carnicero que sigue ejerciendo, lo que le dio a conocer. Marcó un gol de portería a portería en Ipurua en el Eibar-Pontevedra el 17 de abril de 1988, en Segunda B. Un mes después, paró dos penaltis en el mismo partido en León ante la Cultural Leonesa. Ambas gestas ayudaron a su equipo a lograr poco después el ascenso a Segunda.

    1. Garmendia (José Ignacio Garmendia Mendizabal)

    El portero Garmendia (Zizurkil, 1960) jugó 19 temporadas seguidas (desde la 1979-1980 a la 2007-2008) en el Eibar en tres categorías diferentes (Tercera División, Segunda B y Segunda División). Es el futbolista que más tiempo ha defendido la camiseta azulgrana, que más partidos ha disputado, y su eterno capitán. Logró dos ascensos de azulgrana, en Badajoz a Segunda B (campaña 1985-1986) con Juanjo Arrieta de entrenador, y en Durango a Segunda A (1987-1988) con Alfonso Barasoain de técnico. Ganó 2 veces el Trofeo Zamora como portero menos goleado de Segunda División (temporadas 1991-1992 y 1995-1996). Compaginó el fútbol con la profesión de carnicero que sigue ejerciendo, lo que le dio a conocer. Marcó un gol de portería a portería en Ipurua en el Eibar-Pontevedra el 17 de abril de 1988, en Segunda B. Un mes después, paró dos penaltis en el mismo partido en León ante la Cultural Leonesa. Ambas gestas ayudaron a su equipo a lograr poco después el ascenso a Segunda.

    FOTO:

    1 / 11

  • El defensor Olaizola (Lasarte, 1969) jugó en el Eibar en dos épocas diferentes (temporadas 1991-1992 y 1994-1995) en Segunda División; y en dos posiciones diferentes en la zaga (lateral derecho y defensa central). Destacaba por su velocidad y anticipación, por lo que era un 'secante' para los atacantes rivales. Aunque no era muy alto, lo compensaba con un buen salto, lo que le permitía llevarse también casi todos los balones con la cabeza.  Después de dejar Ipurua, se consagró en el Mallorca, donde militó 9 campañas (desde la 1995-1996 a la 2003-2004). Con el equipo balear jugó tanto en Segunda como en Primera División. Sus mayores logros fueron el ascenso a Primera en 1997, la Supercopa de España en 1998, un subcampeonato de la Recopa de Europa en 1998, y una Copa del Rey en la 2002-2003. Con el tiempo se convirtió en el capitán bermellón y más tarde también fue el entrenador.

    2. Olaizola (Javier Olaizola Rodríguez)

    El defensor Olaizola (Lasarte, 1969) jugó en el Eibar en dos épocas diferentes (temporadas 1991-1992 y 1994-1995) en Segunda División; y en dos posiciones diferentes en la zaga (lateral derecho y defensa central). Destacaba por su velocidad y anticipación, por lo que era un 'secante' para los atacantes rivales. Aunque no era muy alto, lo compensaba con un buen salto, lo que le permitía llevarse también casi todos los balones con la cabeza. Después de dejar Ipurua, se consagró en el Mallorca, donde militó 9 campañas (desde la 1995-1996 a la 2003-2004). Con el equipo balear jugó tanto en Segunda como en Primera División. Sus mayores logros fueron el ascenso a Primera en 1997, la Supercopa de España en 1998, un subcampeonato de la Recopa de Europa en 1998, y una Copa del Rey en la 2002-2003. Con el tiempo se convirtió en el capitán bermellón y más tarde también fue el entrenador.

    FOTO:

    2 / 11

  • Castillo 'Chichía' (Eibar, 1945) actuó como lateral izquierdo zurdo. Era un defensa a la antigua usanza (si pasaba el balón, no lo hacía el jugador rival). Aunque no era muy alto (1,67 metros), lo suplía con fuerza. Defendió los colores con mucho ardor. Era una fuerza de la naturaleza y un espectáculo en el campo.  Eibarrés, procedente de la cantera azulgrana, jugó en el primer equipo 8 temporadas (desde la 1963-1964 a la 1970-1971) en Tercera División.  El apellido de 'Txitxia' (Castillo) ha seguido ligado al balompié, ya que su hija, Maider Castillo, fue una de las pioneras en el fútbol femenino, llegando a ser internacional casi 60 veces durante 11 años con la selección española femenina.

    3. Castillo 'Chichía' (Jesús María Castillo Barrenetxea)

    Castillo 'Chichía' (Eibar, 1945) actuó como lateral izquierdo zurdo. Era un defensa a la antigua usanza (si pasaba el balón, no lo hacía el jugador rival). Aunque no era muy alto (1,67 metros), lo suplía con fuerza. Defendió los colores con mucho ardor. Era una fuerza de la naturaleza y un espectáculo en el campo. Eibarrés, procedente de la cantera azulgrana, jugó en el primer equipo 8 temporadas (desde la 1963-1964 a la 1970-1971) en Tercera División. El apellido de 'Txitxia' (Castillo) ha seguido ligado al balompié, ya que su hija, Maider Castillo, fue una de las pioneras en el fútbol femenino, llegando a ser internacional casi 60 veces durante 11 años con la selección española femenina.

    FOTO:

    3 / 11

  • Aranegui (Eibar, 1944) jugó de medio volante (mediocentro o pivote). Durante 14 temporadas (desde la 1962-1963 a la 1975-1976) militó en el Eibar, en Tercera División. Era muy bravo, y luchador. Físicamente era muy fuerte. Cuando los campos se embarraban por la lluvia, destacaba todavía más y mostraba sus virtudes, la fuerza y el empuje.  Algunos aficionados todavía le recuerdan en un Eibar-Real Unión (5-0) en Ipurua. Estaba nevando, el césped se encontraba embarrado y el eibarrés empujó como nadie lo pudo hacer. El eibarrés fue el gran capitán del Eibar, y uno de los jugadores que durante más tiempo ha defendido la camiseta azulgrana.

    4. Aranegui (Patxi Aranegui Zabaleta)

    Aranegui (Eibar, 1944) jugó de medio volante (mediocentro o pivote). Durante 14 temporadas (desde la 1962-1963 a la 1975-1976) militó en el Eibar, en Tercera División. Era muy bravo, y luchador. Físicamente era muy fuerte. Cuando los campos se embarraban por la lluvia, destacaba todavía más y mostraba sus virtudes, la fuerza y el empuje. Algunos aficionados todavía le recuerdan en un Eibar-Real Unión (5-0) en Ipurua. Estaba nevando, el césped se encontraba embarrado y el eibarrés empujó como nadie lo pudo hacer. El eibarrés fue el gran capitán del Eibar, y uno de los jugadores que durante más tiempo ha defendido la camiseta azulgrana.

    FOTO:

    4 / 11

  • Guisasola (Eibar, 1952). Siendo juvenil, llegó al primer equipo del Eibar en la temporada 1969-1970 en Tercera División y jugó también en la 1970-1971, aunque a mitad de dicha campaña fichó por el Athletic Club. Era un defensa central fuerte y contundente, a la antigua usanza. Con el Athletic Club  disputó 256 choques ligueros en 13 temporadas en Primera División, ganando la liga 1982-1983 y la copa 1972-1973. Fue internacional en una ocasión. Tras haber sido el equipo rojiblanco subcampeón de la UEFA ante la Juventus, y de la Copa del Rey frente al Betis en la temporada 1976-1977, el diario deportivo francés L'Équipe le nombró mejor defensa central de Europa en 1977. Su potente disparo se conocía entre la afición azulgrana como 'guisasolazo'. En un partido, en un saque de una falta, tiró a puerta con fuerza y derribó a un jugador de la barrera; aprovechó el rechace para volver a disparar, derribando a otro rival, y aprovechó el segundo rechace para tirar de nuevo por tercera vez y marcar. Eso agrandó su leyenda, y los futbolistas que se ponían en la barrera estaban 'aterrorizados' cuando Guisasola se disponía a lanzar una falta.

    5. Guisasola (Agustín Guisasola Zabala)

    Guisasola (Eibar, 1952). Siendo juvenil, llegó al primer equipo del Eibar en la temporada 1969-1970 en Tercera División y jugó también en la 1970-1971, aunque a mitad de dicha campaña fichó por el Athletic Club. Era un defensa central fuerte y contundente, a la antigua usanza. Con el Athletic Club disputó 256 choques ligueros en 13 temporadas en Primera División, ganando la liga 1982-1983 y la copa 1972-1973. Fue internacional en una ocasión. Tras haber sido el equipo rojiblanco subcampeón de la UEFA ante la Juventus, y de la Copa del Rey frente al Betis en la temporada 1976-1977, el diario deportivo francés L'Équipe le nombró mejor defensa central de Europa en 1977. Su potente disparo se conocía entre la afición azulgrana como 'guisasolazo'. En un partido, en un saque de una falta, tiró a puerta con fuerza y derribó a un jugador de la barrera; aprovechó el rechace para volver a disparar, derribando a otro rival, y aprovechó el segundo rechace para tirar de nuevo por tercera vez y marcar. Eso agrandó su leyenda, y los futbolistas que se ponían en la barrera estaban 'aterrorizados' cuando Guisasola se disponía a lanzar una falta.

    FOTO:

    5 / 11

  • Alaña (Lutxana, Barakaldo, 1981). Era un pivote defensivo o defensa central que se formó en Lezama en las categorías inferiores del Athletic Club. Tras ser el capitán del filial del Athletic (Bilbao Athletic), lo trajo a Ipurua el nuevo entrenador del Eibar en la temporada 2003-2004, José María Amorrortu, quien había sido el responsable de la cantera rojiblanca en Lezama.   Jugó durante 6 campañas (desde la 2003-2004 a la 2008-2009) de azulgrana, 5 en Segunda División, y la 2006-2007 en Segunda B. Fue un hombre muy importante por su polivalencia como centrocampista o central, y llegó a ser el capitán azulgrana.  En la categoría de bronce, marcó de falta directa uno de los dos goles que permitió al equipo eibarrés superar en un abarrotado Ipurua al Rayo Vallecano (2-0) en Segunda B, en la segunda y última eliminatoria fase de ascenso a Segunda División el 24 de junio de 2007 (en la ida en Vallecas ganó 1-0 el Rayo). Su tanto y el de Eneko Romo provocaron un estallido de felicidad de los aficionados azulgranas en plenos 'sanjuanes', las fiestas eibarresas. Actualmente es entrenador del Cadete A del Athletic Club.

    6. Alaña (Ander Alaña Puerta)

    Alaña (Lutxana, Barakaldo, 1981). Era un pivote defensivo o defensa central que se formó en Lezama en las categorías inferiores del Athletic Club. Tras ser el capitán del filial del Athletic (Bilbao Athletic), lo trajo a Ipurua el nuevo entrenador del Eibar en la temporada 2003-2004, José María Amorrortu, quien había sido el responsable de la cantera rojiblanca en Lezama. Jugó durante 6 campañas (desde la 2003-2004 a la 2008-2009) de azulgrana, 5 en Segunda División, y la 2006-2007 en Segunda B. Fue un hombre muy importante por su polivalencia como centrocampista o central, y llegó a ser el capitán azulgrana. En la categoría de bronce, marcó de falta directa uno de los dos goles que permitió al equipo eibarrés superar en un abarrotado Ipurua al Rayo Vallecano (2-0) en Segunda B, en la segunda y última eliminatoria fase de ascenso a Segunda División el 24 de junio de 2007 (en la ida en Vallecas ganó 1-0 el Rayo). Su tanto y el de Eneko Romo provocaron un estallido de felicidad de los aficionados azulgranas en plenos 'sanjuanes', las fiestas eibarresas. Actualmente es entrenador del Cadete A del Athletic Club.

    FOTO: AMAIA ZABALO (DIARIO AS)

    6 / 11

  • Capa (Portugalete, 1992) ha desarrollado su carrera en 3 clubes (Danok Bat, Athletic Club, y Eibar). Con el equipo eibarrés ha jugado en tres categorías diferentes (Segunda B, Segunda División, y Primera) en 7 temporadas (desde la 2011-2012 a la 2017-2018), al lograr dos ascensos seguidos en dos temporadas consecutivas (a Segunda División en la 2012-2013, y a Primera en la 2013-2014). Tras acabar su edad juvenil en el Danok Bat, fichó por el filial eibarrés (Eibar B) en la campaña 2011-2012, con 19 años. En el filial azulgrana, que militaba en Tercera División, ya llevaba un año como entrenador Gaizka Garitano. Siendo jugador del filial, debutó con el primer equipo azulgrana dirigido por Javier Mandiola 'Manix' en un Eibar-Bilbao Athletic (0-3) de Segunda B en Ipurua el 20 de agosto de 2011. En verano de 2012, cuando a Gaizka Garitano le dieron la oportunidad de dirigir al primer equipo azulgrana, se llevó con él a Capa; por lo que ambos volvieron a coincidir un segundo ejercicio (2012-2013), aunque ya en el primer conjunto del Eibar, que estaba en Segunda B. Capa logró el gol de la victoria en la tercera y última eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda División en el campo del Hospitalet (0-1) el 30 de junio de 2013. El Eibar de Gaizka Garitano cogió impulso y volvió a subir de nuevo, por vez primera a Primera División en la temporada 2013-2014 (mayo de 2014), por lo que el portugalujo debutó en la máxima categoría de azulgrana en la temporada 2014-2015.  Tras la marcha de Gaizka Garitano del Eibar en verano de 2015 y la llegada de José Luis Mendilibar, se produjo la reconversión como futbolista de Capa. El portugalujo siempre había jugado de centrocampista pegado a la banda derecha en el Eibar con Garitano, pero Mendilibar le reconvirtió en defensa lateral. Y en esa posición, todavía mejoró, porque sus excelentes condiciones físicas le permitían no sólo defender, sino atacar por la banda derecha, con lo que el Eibar de Mendilibar creaba mucho peligro con las internadas del portugalujo y sus centros al área.  Su buen papel -el Barcelona pidió su cesión durante una segunda vuelta- le llevó al vizcaíno, que fue capitán del Eibar, a fichar por el Athletic Club, una entidad en la que estuvo en alevines e infantiles. Así, se cumplió el sueño de cualquier futbolista vizcaíno. Debutó de rojiblanco en agosto de 2018 y, con el tiempo, volvió a juntarse con Garitano, quien ahora también utiliza a Capa de lateral.

    7. Capa (Ander Capa Rodríguez)

    Capa (Portugalete, 1992) ha desarrollado su carrera en 3 clubes (Danok Bat, Athletic Club, y Eibar). Con el equipo eibarrés ha jugado en tres categorías diferentes (Segunda B, Segunda División, y Primera) en 7 temporadas (desde la 2011-2012 a la 2017-2018), al lograr dos ascensos seguidos en dos temporadas consecutivas (a Segunda División en la 2012-2013, y a Primera en la 2013-2014). Tras acabar su edad juvenil en el Danok Bat, fichó por el filial eibarrés (Eibar B) en la campaña 2011-2012, con 19 años. En el filial azulgrana, que militaba en Tercera División, ya llevaba un año como entrenador Gaizka Garitano. Siendo jugador del filial, debutó con el primer equipo azulgrana dirigido por Javier Mandiola 'Manix' en un Eibar-Bilbao Athletic (0-3) de Segunda B en Ipurua el 20 de agosto de 2011. En verano de 2012, cuando a Gaizka Garitano le dieron la oportunidad de dirigir al primer equipo azulgrana, se llevó con él a Capa; por lo que ambos volvieron a coincidir un segundo ejercicio (2012-2013), aunque ya en el primer conjunto del Eibar, que estaba en Segunda B. Capa logró el gol de la victoria en la tercera y última eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda División en el campo del Hospitalet (0-1) el 30 de junio de 2013. El Eibar de Gaizka Garitano cogió impulso y volvió a subir de nuevo, por vez primera a Primera División en la temporada 2013-2014 (mayo de 2014), por lo que el portugalujo debutó en la máxima categoría de azulgrana en la temporada 2014-2015. Tras la marcha de Gaizka Garitano del Eibar en verano de 2015 y la llegada de José Luis Mendilibar, se produjo la reconversión como futbolista de Capa. El portugalujo siempre había jugado de centrocampista pegado a la banda derecha en el Eibar con Garitano, pero Mendilibar le reconvirtió en defensa lateral. Y en esa posición, todavía mejoró, porque sus excelentes condiciones físicas le permitían no sólo defender, sino atacar por la banda derecha, con lo que el Eibar de Mendilibar creaba mucho peligro con las internadas del portugalujo y sus centros al área. Su buen papel -el Barcelona pidió su cesión durante una segunda vuelta- le llevó al vizcaíno, que fue capitán del Eibar, a fichar por el Athletic Club, una entidad en la que estuvo en alevines e infantiles. Así, se cumplió el sueño de cualquier futbolista vizcaíno. Debutó de rojiblanco en agosto de 2018 y, con el tiempo, volvió a juntarse con Garitano, quien ahora también utiliza a Capa de lateral.

    FOTO: AMAIA ZABALO (DIARIO AS)

    7 / 11

  • Artetxe (Eibar, 1966) era un centrocampista defensivo listo, que compensaba con astucia su falta de corpulencia física. Como pivote, sobresalía por robar balones y cuando esto ocurría, era muy difícil que le quitaran el esférico, para lo cual utilizaba muy bien su cuerpo. Era especialista en recuperar balones y rápidamente los distribuía a sus compañeros más cercanos para empezar raudo el ataque. Sabía cómo frenar un contragolpe con faltas tácticas y no violentas en beneficio del equipo. Con él a su lado, aprendieron a defender futbolistas ofensivos, como Xabi Alonso, y se curtieron otros, como Igor Jauregi, que luego llegó a la Real Sociedad. Por eso, los compañeros le llamaban el 'maixu', el maestro. Curiosamente, el futbolista eibarrés (del barrio de Amaña) no procedía de la cantera azulgrana. Y es que antes de llegar al Eibar, actuó en el Urko (otro club eibarrés), el Soraluze, y el Aurrera de Ondarroa (Tercera División). Eso sí, una vez que llegó a Ipurua a jugar con Miguel Echarri de entrenador, se quedó. Estuvo 11 temporadas (desde la 1990-1991 a la 2000-2001) en Segunda, disputando 381 partidos ligueros. Con el tiempo, se convirtió en el capitán azulgrana y uno de los jugadores más queridos por la afición, que valoró también el hecho de que compaginara el fútbol con un trabajo en un taller industrial.

    8. Artetxe (Oscar Artetxe Pascual)

    Artetxe (Eibar, 1966) era un centrocampista defensivo listo, que compensaba con astucia su falta de corpulencia física. Como pivote, sobresalía por robar balones y cuando esto ocurría, era muy difícil que le quitaran el esférico, para lo cual utilizaba muy bien su cuerpo. Era especialista en recuperar balones y rápidamente los distribuía a sus compañeros más cercanos para empezar raudo el ataque. Sabía cómo frenar un contragolpe con faltas tácticas y no violentas en beneficio del equipo. Con él a su lado, aprendieron a defender futbolistas ofensivos, como Xabi Alonso, y se curtieron otros, como Igor Jauregi, que luego llegó a la Real Sociedad. Por eso, los compañeros le llamaban el 'maixu', el maestro. Curiosamente, el futbolista eibarrés (del barrio de Amaña) no procedía de la cantera azulgrana. Y es que antes de llegar al Eibar, actuó en el Urko (otro club eibarrés), el Soraluze, y el Aurrera de Ondarroa (Tercera División). Eso sí, una vez que llegó a Ipurua a jugar con Miguel Echarri de entrenador, se quedó. Estuvo 11 temporadas (desde la 1990-1991 a la 2000-2001) en Segunda, disputando 381 partidos ligueros. Con el tiempo, se convirtió en el capitán azulgrana y uno de los jugadores más queridos por la afición, que valoró también el hecho de que compaginara el fútbol con un trabajo en un taller industrial.

    FOTO:

    8 / 11

  • Gárate (Sarandi, Argentina, 1944) es el futbolista eibarrés más conocido. Nació de forma circunstancial en Argentina por un viaje que hicieron sus padres para ver al que era su abuelo, exiliado tras la Guerra Civil. Con pocos meses viajó a Eibar, por lo que es un eibarrés más. Fue jugador azulgrana dos temporadas (1963-1964 y 1964-1965) en Tercera División. Fichó en 1965 por el Indauchu (un club de Bilbao de Segunda División), donde también destacó. Al haber nacido en el extranjero, ello le impidió jugar en el Athletic Club, pero sí que lo hizo en el Atlético de Madrid, donde se consagró durante 11 temporadas (desde la 1966-1967 hasta la 1976-1977) y fue internacional con España. Logró en tres ocasiones (temporadas 1968-69, 1969-70 y 1970-71) el trofeo 'Pichichi' como máximo goleador de Primera División. Fue un futbolista adelantado a su tiempo. En su época, los delanteros se limitaban a rematar los centros con la cabeza o el pie. Pero Gárate, el 'ingeniero del área' (era ingeniero industrial y estudió la carrera en la Escuela de Ingenieros de Bilbao), era un atacante creativo (como hoy podría ser Benzema). Así, aparte de marcar goles, sabía jugar de espaldas, 'bajaba' a buscar balones, y como era técnicamente bueno, combinaba el esférico con sus compañeros, haciéndoles mejores. En Eibar es muy recordado. La gente inventó un lema: "Zuloaga, en arte. Y en fútbol, Gárate". Jose Eulogio Gárate, apodado el 'caballero del fútbol' por su elegancia deportiva, fue nombrado embajador del 75º aniversario que el Eibar celebró en el año 2015.

    9. Gárate (José Eulogio Gárate Ormaechea)

    Gárate (Sarandi, Argentina, 1944) es el futbolista eibarrés más conocido. Nació de forma circunstancial en Argentina por un viaje que hicieron sus padres para ver al que era su abuelo, exiliado tras la Guerra Civil. Con pocos meses viajó a Eibar, por lo que es un eibarrés más. Fue jugador azulgrana dos temporadas (1963-1964 y 1964-1965) en Tercera División. Fichó en 1965 por el Indauchu (un club de Bilbao de Segunda División), donde también destacó. Al haber nacido en el extranjero, ello le impidió jugar en el Athletic Club, pero sí que lo hizo en el Atlético de Madrid, donde se consagró durante 11 temporadas (desde la 1966-1967 hasta la 1976-1977) y fue internacional con España. Logró en tres ocasiones (temporadas 1968-69, 1969-70 y 1970-71) el trofeo 'Pichichi' como máximo goleador de Primera División. Fue un futbolista adelantado a su tiempo. En su época, los delanteros se limitaban a rematar los centros con la cabeza o el pie. Pero Gárate, el 'ingeniero del área' (era ingeniero industrial y estudió la carrera en la Escuela de Ingenieros de Bilbao), era un atacante creativo (como hoy podría ser Benzema). Así, aparte de marcar goles, sabía jugar de espaldas, 'bajaba' a buscar balones, y como era técnicamente bueno, combinaba el esférico con sus compañeros, haciéndoles mejores. En Eibar es muy recordado. La gente inventó un lema: "Zuloaga, en arte. Y en fútbol, Gárate". Jose Eulogio Gárate, apodado el 'caballero del fútbol' por su elegancia deportiva, fue nombrado embajador del 75º aniversario que el Eibar celebró en el año 2015.

    FOTO:

    9 / 11

  • Bixente (Urrestilla, Azpeitia, 1964) fue un centrocampista polivalente (podía jugar en las dos bandas), con buena visión de juego y trabajador, porque en los partidos del Eibar había que atacar y defender. Participaba en el juego ofensivo, porque era listo, creativo y 'levantaba la cabeza' para mirar a sus compañeros, pero también era de los que se sacrificaba para defender. Estaba acostumbrado a 'currar', porque con 16 años tuvo que dejar los estudios para empezar a trabajar. Lagun Onak, Anaitasuna y Eibar son los tres clubes donde jugó. Se inició en el fútbol jugando en la calle en Urrestilla (barrio de Azpeitia), en el fútbol playero en Zarautz, y San Sebastián; y luego lo hizo en el Lagun Onak, acabando su carrera de jugador en el mismo equipo de Azpeitia. En medio, estuvo en el Anaitasuna (1988-1989) en Tercera División, y en el Eibar 11 temporadas (desde la 1989-1990 a la 1999-2000) en Segunda División, disputando 324 partidos ligueros (marcó 26 goles), en muchos de los cuales llevó el brazalete de capitán. Ayuda a entrenar en las categorías inferiores del Anaitasuna

    10. Bixente (Bixente Oyarzabal Odriozola)

    Bixente (Urrestilla, Azpeitia, 1964) fue un centrocampista polivalente (podía jugar en las dos bandas), con buena visión de juego y trabajador, porque en los partidos del Eibar había que atacar y defender. Participaba en el juego ofensivo, porque era listo, creativo y 'levantaba la cabeza' para mirar a sus compañeros, pero también era de los que se sacrificaba para defender. Estaba acostumbrado a 'currar', porque con 16 años tuvo que dejar los estudios para empezar a trabajar. Lagun Onak, Anaitasuna y Eibar son los tres clubes donde jugó. Se inició en el fútbol jugando en la calle en Urrestilla (barrio de Azpeitia), en el fútbol playero en Zarautz, y San Sebastián; y luego lo hizo en el Lagun Onak, acabando su carrera de jugador en el mismo equipo de Azpeitia. En medio, estuvo en el Anaitasuna (1988-1989) en Tercera División, y en el Eibar 11 temporadas (desde la 1989-1990 a la 1999-2000) en Segunda División, disputando 324 partidos ligueros (marcó 26 goles), en muchos de los cuales llevó el brazalete de capitán. Ayuda a entrenar en las categorías inferiores del Anaitasuna

    FOTO:

    10 / 11

  • Chuchi Hidalgo (Irún, 1962) fue un delantero desequilibrante, rápido, y descarado en el juego. Aunque era diestro, jugaba como extremo por la banda izquierda, pero con tendencia a ir hacia el centro. Su astucia y velocidad le servía para hacer buenos desmarques, y cuando se presentaba ante el portero rival tenía calidad para marcar goles. Se inició en el fútbol playero, y con 17 años fichó por el Real Unión. Pero su relación con Galicia le llevó a fichar por el Orense. Jugó en el Eibar en dos categorías (Tercera División y Segunda B) durante tres temporadas (1984-1985, 1985-1986, 1986-1987). El irundarra, que trabajaba de ferroviario, llegó a Ipurua en Tercera en la campaña 1984-1985, en la que en la Copa del Rey marcó un gol al Athletic Club en Ipurua (1-1), donde sufrieron los bilbaínos (en la vuelta los rojiblancos fueron superiores). Fue fundamental en la fase de ascenso a Segunda B de la campaña 1985-1986, ya que en la segunda eliminatoria ante el Badajoz marcó los dos goles (uno de penalti) en el partido de ida (2-0) en Ipurua contra el Badajoz. En el campo pacense -donde Chuchi Hidalgo no pudo jugar por sanción- el equipo eibarrés con Juanjo Arrieta de entrenador subió de categoría en junio de 1986 al empatar (1-1), poniendo fin a una malísima racha de 14 promociones de ascenso sin éxito. En la decimoquinta promoción que disputaba, el Eibar cerró un largo periplo por Tercera División y Regional preferente, categorías por las que había transitado desde 1958. En la temporada 1986-1987, con los azulgranas en Segunda B, Chuchi Hidalgo volvió a repetir en la tripleta atacante con otros dos fenómenos, Miguel Fuentes (años después retornó a la Real Sociedad), y Gómez de Segura 'Pajarito'. Se volvieron a 'hinchar' a marcar goles entre los tres. Además, en la Copa del Rey, con Chuchi Hidalgo, el Eibar eliminó a un equipo de categoría superior, al Sestao (2-1) de Segunda División. Desgraciadamente para los aficionados eibarreses, fichó a mediados de noviembre de 1986 por el Deportivo de La Coruña, un club profesional que necesitaba a un delantero por la lesión de Traba. Chuchi Hidalgo es recordado no sólo en Ipurua, sino en Riazor, ya que en el Deportivo de La Coruña militó 3 temporadas (1986-1987, 1987-1988, y 1988-1989) en Segunda División. Aunque a veces era suplente, era un revulsivo saliendo del banquillo y añadiendo adrenalina al ataque. En el ejercicio 1987-1988 le dio la asistencia de gol a Vicente, que marcó un tanto ante el Racing de Santander que permitió a los deportivistas evitar el descenso a Segunda B, lo que hubiera sido un drama. En el ejercicio 1988-1989, el guipuzcoano cumplió un sueño al marcar un gol en Atocha al mítico Arconada, portero de la Real Sociedad, en la Copa del Rey.  Ello le permitió dar el salto al Valladolid (1989-1990 y 1991-1992), debutando en Primera División y disputando la Recopa de Europa, dos competiciones en las que también logró algún gol en su primer ejercicio en tierras castellanas. De nuevo volvió a marcar en Atocha a la Real, aunque en esta ocasión al guardameta González en la liga.

    11. 'Chuchi' Hidalgo (Jesús Hidalgo Bermejo)

    Chuchi Hidalgo (Irún, 1962) fue un delantero desequilibrante, rápido, y descarado en el juego. Aunque era diestro, jugaba como extremo por la banda izquierda, pero con tendencia a ir hacia el centro. Su astucia y velocidad le servía para hacer buenos desmarques, y cuando se presentaba ante el portero rival tenía calidad para marcar goles. Se inició en el fútbol playero, y con 17 años fichó por el Real Unión. Pero su relación con Galicia le llevó a fichar por el Orense. Jugó en el Eibar en dos categorías (Tercera División y Segunda B) durante tres temporadas (1984-1985, 1985-1986, 1986-1987). El irundarra, que trabajaba de ferroviario, llegó a Ipurua en Tercera en la campaña 1984-1985, en la que en la Copa del Rey marcó un gol al Athletic Club en Ipurua (1-1), donde sufrieron los bilbaínos (en la vuelta los rojiblancos fueron superiores). Fue fundamental en la fase de ascenso a Segunda B de la campaña 1985-1986, ya que en la segunda eliminatoria ante el Badajoz marcó los dos goles (uno de penalti) en el partido de ida (2-0) en Ipurua contra el Badajoz. En el campo pacense -donde Chuchi Hidalgo no pudo jugar por sanción- el equipo eibarrés con Juanjo Arrieta de entrenador subió de categoría en junio de 1986 al empatar (1-1), poniendo fin a una malísima racha de 14 promociones de ascenso sin éxito. En la decimoquinta promoción que disputaba, el Eibar cerró un largo periplo por Tercera División y Regional preferente, categorías por las que había transitado desde 1958. En la temporada 1986-1987, con los azulgranas en Segunda B, Chuchi Hidalgo volvió a repetir en la tripleta atacante con otros dos fenómenos, Miguel Fuentes (años después retornó a la Real Sociedad), y Gómez de Segura 'Pajarito'. Se volvieron a 'hinchar' a marcar goles entre los tres. Además, en la Copa del Rey, con Chuchi Hidalgo, el Eibar eliminó a un equipo de categoría superior, al Sestao (2-1) de Segunda División. Desgraciadamente para los aficionados eibarreses, fichó a mediados de noviembre de 1986 por el Deportivo de La Coruña, un club profesional que necesitaba a un delantero por la lesión de Traba. Chuchi Hidalgo es recordado no sólo en Ipurua, sino en Riazor, ya que en el Deportivo de La Coruña militó 3 temporadas (1986-1987, 1987-1988, y 1988-1989) en Segunda División. Aunque a veces era suplente, era un revulsivo saliendo del banquillo y añadiendo adrenalina al ataque. En el ejercicio 1987-1988 le dio la asistencia de gol a Vicente, que marcó un tanto ante el Racing de Santander que permitió a los deportivistas evitar el descenso a Segunda B, lo que hubiera sido un drama. En el ejercicio 1988-1989, el guipuzcoano cumplió un sueño al marcar un gol en Atocha al mítico Arconada, portero de la Real Sociedad, en la Copa del Rey. Ello le permitió dar el salto al Valladolid (1989-1990 y 1991-1992), debutando en Primera División y disputando la Recopa de Europa, dos competiciones en las que también logró algún gol en su primer ejercicio en tierras castellanas. De nuevo volvió a marcar en Atocha a la Real, aunque en esta ocasión al guardameta González en la liga.

    FOTO:

    11 / 11

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.