ARBITRAJE

Clattenburg desvela sus vivencias arbitrando a Cristiano, Messi, Luis Suárez…

El colegiado inglés desvela cómo fue arbitrar a los cinco futbolistas que más le han marcado en su carrera.

Cristiano Ronaldo habla con  Mark Clattenburg en un partido de Champions entre el Borussia Dortmund y Real Madrod en 2016

Mark Clattenburg se ha ganado por mérito propio ser uno de los árbitros más respetados del mundo en los últimos años. Prueba de ello es que se ha encargado de arbitrar finales de Champions y de la Eurocopa de 2016.

Eso le ha dado prestigio, pero también la posibilidad de conocer más a los mejores jugadores. Y ahora ha querido contar sus vivencias con cincos futbolistas que ha escogido como los personajes de su carrera. Y entre ellos no han podido faltar Cristiano, Messi y Luis Suárez.

Cristiano Ronaldo

“Lo que más admiré por encima de todo es su capacidad para mejorar su juego cuando el equipo está en horas bajas. Lo arbitré cuando era joven en la Premier, luego en el Madrid y siempre cumplió. Sabías que estabas compartiendo terreno de juego con un jugador único que podía cambiar el rumbo de un partido en un instante. Y me llevé muy bien con él. Cuando subí iba a subir a por mi medalla después de la final de la Euro de 2016 intentó agarrarme y abrazarme. Ese era el nivel de respeto que nos teníamos. Me fastidió cuando se lesionó al principio de la final porque nos perdíamos a un gran jugador. Pero nunca le traté de manera diferente a otro jugador y creo que por eso tuvimos una buena relación. Después de un partido me encontré una camiseta firmada en mi vestuario: ‘A Mark, mis mejores deseos, Cristiano Ronaldo’. Fue un gesto muy bueno. Creo que nunca le robé tiempo para nada. Tal vez por eso conseguí la camiseta. La primera vez que arbitré al Madrid recuerdo que Casillas recibió el balón desde una esquina y en tres pases marcaron gol. Ni siquiera el balón pasó por el centro del campo. Eso es lo que pueden hacer los grandes jugadores como Cristiano. Es muy rápido y preciso. No me sorprende que el Madrid no sea el mismo sin él. En la final de Champions de 2016 sabía que no estaba muy bien físicamente, pero volvió a ser el show de Cristiano Ronaldo”.

Leo Messi

“Cuando arbitré por primera vez a Messi realmente me emocioné. Fue un Barça-PSG y cuando estuve tan cerca recuerdo que pensé: ‘Oh, dios mío, esto es increíble. Cuando arbitras tiendes a mirar el balón. Con él, podrías puedes perder de vista el balón. Así que imagínate los defensores… Tuve que cambiar la forma de analizar la situación cuando él tenía la pelota. Es tan hábil que los rivales tratan de detenerlo de diferentes maneras. A veces pisándole el pie, otras cargando en la parte superior del cuerpo… Le advertí en ese partido ante el PSG por pisar a un rival, pero nunca se quejó ni dijo nada. Como árbitro, siempre quería compartir terreno de juego con él porque sabías que el partido podía ser especial”.

Luis Suárez

“El primer partido que le arbitro jugaba en el Ajax y marcó cuatro goles. Cuando llegué a casa le dije a mis amigos: ‘Qué jugador, es increíble’. Tenía su lado oscuro como Diego Costa, pero tenía mucho talento. Me agrado que el Liverpool le fichara porque sabía el futbolistas que llegaba a la Premier. Siempre te decías las cosas en español, pero yo había arbitrado en todo el mundo y me conocía los insultos, así que se los devolvía. Eso le sorprendía. La gente habla de las normas del fútbol. Sí, está bien, pero el arbitraje, para mí, tiene que ver más con la gestión de partido y de los jugadores. Debes intentar ayudar al juego y ser lo mejor posible. Tenías que saber manejar a jugadores como Suárez. Si no lo hiciera, le causaría más problemas en el futuro”.

Vincent Kompany

“Probablemente es el mejor central que he visto en la Premier y le tenía mucho respeto. Apoyó a los árbitros y siempre hablaba de manera respetuosa. Le he amonestado, pero siempre regresaba y tenía tiempo para ti. Recuerdo que un día cometí un error en la primera parte y cuando volvíamos del descanso me dijo: ‘Mark, los jugadores también cometen errores. Tú has cometido uno. Olvídalo y sigamos adelante’. Ese es el tipo de hombre que es Kompany.

Vio la roja en un Bélgica-Israel por frenar un ataque. Era la segunda amarilla y él lo aceptó. Una semana después dirigí el derbi de Manchester en Old Trafford y hubo una tangana en la primera mitad en la que él se metió. En directo se vio mal y mi asistente me dijo que era amarilla. Kompany salió lesionado ese partido y después vino y me dijo: ‘Gracias por eso, no necesito dos tarjetas rojas en una semana’.

Gary Speed

Cuando era joven e intentaba asentarme en la Premier, sentí mucha presión. Pero Gary me lo hizo más fácil. Siempre te alababa. Incluso cuando fallabas él te decía que siguieras. Te hablaba durante el partido y eso incluía ayudar al árbitro. Era un caballero. Otros jugadores como Craig Bellamy no ayudaban y abusaban de ti durante el partido y eso era difícil. La gente no se da cuenta de lo que Gary hizo a ese respecto y creo que es algo que los jugadores de ahora deberían hacer. Era un maravilloso futbolista y un ser humano increíble que siempre ayudaba a los otros. Y un jugador increíble. Podía controlar el partido desde el medio, marcar goles, defender goles y creo que jamás le expulsé”.