REAL MADRID

Mbappé y Nuevo Bernabéu, ejes del proyecto de Florentino

El francés debe llegar en 2021, el estadio terminarse en 2022. Tras el Madrid galáctico y el de las cuatro Champions en cinco años, viene una nueva era.

Kylian Mbappé y Nuevo Bernabéu… son las dos líneas maestras que están en la hoja de ruta de Florentino Pérez para relanzar el Madrid después de que ya lo hiciera en dos ocasiones. La primera, cuando accedió por primera vez a la presidencia en el año 2000. Su carta de presentación fue Figo. Luego llegaron Zidane, Ronaldo y Beckham. Y con ellos llegó la era de los Galácticos, una nueva manera de entender la industria del fútbol. "Son ese tipo de jugadores que se pagan su propio salario", solía decir Florentino para justificar unas contrataciones tan costosas. Ideó el mandatario un sistema que se demostró como la base del fútbol moderno. Tanta estrella acabó por atraer a los sponsors. Y la relación era de reciprocidad: se repartía los derechos de imagen con sus futbolistas al 50%. El Madrid dio un salto cualitativo importante en lo económico. En lo deportivo, sólo se ganó (con ese modelo) la Champions de 2000.

La segunda que el Madrid se relanzó con Florentino en la presidencia fue de la mano de Zidane. La primera vez que el equipo blanco era un conjunto de autor, cuando siempre lo había sido de futbolistas (el Madrid de Di Stéfano, el Ye-yé, el de la Quinta del Buitre, el Galáctico…). Con Zidane se ganaron tres Champions seguidas, con la de Ancelotti, cuatro en cinco años. Junto al francés, Cristiano Ronaldo fue el gran artífice… pero el portugués fue un fichaje que dejó hecho Ramón Calderón.

Ese Madrid de las tres Champions seguidas ya parece historia. En el fútbol las cosas suceden a una velocidad de vértigo. La pasada campaña el Madrid se quedó sin opciones a ganar ningún título en marzo y esta temporada ya tiene un pie fuera de la Champions (1-2 ante el City en octavos). Hazard inaugura una nueva era galáctica, pero el plato fuerte, evidentemente, debe ser Mbappé… Y ese es el gran momento que Florentino espera para su Madrid. La gran estrella del fútbol moderno, Mbappé, jugando en el estadio remozado.

El nuevo Bernabéu.

En contra de lo que parecía al principio, las obras se han agilizado por la crisis del coronavirus. Están en plazo para ser terminadas en 2022. Lo que está por ver es si no vienen dificultades económicas (por la crisis) que sean un grave impedimento. Hay que para hacer la reforma el Madrid se vio obligado a pedir un gran préstamo. Lo tuvo que aprobar la junta directiva y antes la Asamblea. Tiene este préstamo un importe total de 575 millones de euros, a un plazo de 30 años y un interés fijo de 2,5%. El Real Madrid informó que esta financiación "ha sido estructurada a través de un préstamo con tres tramos, julio de 2019, julio de 2020 y julio de 2021, que coinciden con las necesidades previstas para el pago de las obras. El préstamo incluye, además, 3 años de carencia de amortización del principal, lo que hará que el Real Madrid pague una cuota anual fija de 29,5 millones de euros, a partir del 30 de julio de 2023 y hasta su vencimiento el 30 de julio de 2049". Es decir, que el nuevo Bernabéu le costará al club un total de 796,5 millones de euros, cifra resultante de multiplicar la cuota anual por las 27 cuotas del préstamo.

Mbappé.

Es el otro gran eje del último proyecto de futuro. La hoja de ruta del Real Madrid marcaba que había que intentar su fichaje en el verano de 2021, cuando sólo le quedaba un año de contrato. Era la única manera de poder ficharlo a un precio razonable. El jugador parecía decidido, antes de la crisis, a rechazar una tras otra las ofertas de renovación que el PSG le está poniendo encima de la mesa. Pero la crisis parece haber cambiado algo la situación y el futbolista ahora plantea renovar. En cualquier caso, nunca lo haría sin incluir en su nuevo contrato una cláusula de rescisión que le permitiría ir al Madrid en el futuro por una cantidad de dinero ya pactada. Eso dificultaría el plan de Florentino, que siempre irá de frente con el PSG, pero lo seguiría haciendo posible. Un sueño, el francés jugando en el Nuevo Bernabéu.