SELECCIÓN ESPAÑOLA

Cracks del Siglo XXI: Baena, arte andaluz en Castellón

El mediapunta de Roquetas del Mar será importante pronto en el primer equipo del Villarreal, un club con una cantera al nivel de las mejores.

Madrid
0
Cracks del Siglo XXI: Baena, arte andaluz en Castellón

Álex Baena (Roquetas de Mar, 2001) es una prueba más de la buena salud de la que goza la cantera del Villarreal. Es un trabajo de años. El club castellonense entendió pronto que, para poder competir cada año por las plazas que dan acceso a Europa, debía sacar a canteranos de nivel. Su apuesta por el fútbol base es muy fuerte, intentando captar a los mejores jóvenes de todo el país. En ocasiones, incluso, consigue adelantarse a Madrid, Barça o Atlético gracias al atractivo proyecto deportivo que ofrecen.

Baena será uno de los que en el corto plazo tendrá ficha en el primer equipo. De hecho, ya ha debutado esta temporada. Lo hizo en Copa, ante el Comillas. Disputó la última media hora de partido y repartió dos asistencias, en una muestra de que desparpajo le sobra.

Es un mediapunta muy técnico, que se siente cómodo jugando escorado a la izquierda, para hacer daño con diagonales y para asociarse con los centrocampistas. También puede jugar de ‘10’ clásico e incluso de mediocentro (aunque rara vez ha jugado ahí), cuando el sistema es un 4-3-3 que le permite ser uno de los dos volantes con proyección ofensiva.

El Villarreal tiene muchas esperanzas puestas en él porque conoce a la perfección la casa y el estilo. Llegó en 2011, procedente del CD Roquetas, y esta ha sido su novena temporada en el club. Siempre destacó, aunque fue en la 2017-18 cuando se comenzó a tener la certeza de que ahí había un talento distinto: en su primer año de Juvenil marcó diez goles jugando en División de Honor. Lo hizo en el Roda, club afiliado del Villarreal. Igual que el Atlético con el Atlético Madrileño, el Villarreal utiliza este método para que sus dos Juveniles puedan estar en la máxima categoría. En realidad, jugó en el Villarreal B.

Al año siguiente, en la 2018-19, no cambió de categoría pero sí de equipo: pasó al Villarreal (al 'A') y ganó la Copa del Rey, en un éxito histórico para el club. Este curso, a pesar de que sigue siendo Juvenil, es un fijo en el filial, en Segunda B, con el que ha disputado 23 partidos y ha repartido dos asistencias. Con esta progresión, la lógica indica que el año que viene jugará bastantes partidos con el primer equipo. Y más conociendo la firme apuesta del Villarreal por su cantera…