REAL MADRID

Cristiano cogió su fusil

Se cumplen diez años del primer hat-trick del crack portugués con la camiseta del Real Madrid: cuando se fue había anotado 44, sumando los seis partidos con cuatro goles y dos répoker

Una máquina perfecta con una única idea en la cabeza: perforar la meta rival e intentar ganar todo, algo que logró con su carácter. Esa podría ser una definición que podría calzar como un guante en la figura de Cristiano Ronaldo, el máximo goleador del Madrid en toda su historia con 450 goles logrado en nueve temporadas (una media de 50 goles por temporada…) y que ahora celebra su primer hat-trick vestido de blanco. Fue quizá, su primera gran actuación con la camiseta del Real Madrid y el escenario fue el estadio Son Moix de Mallorca, entonces Ono Estadi por cuestiones de publicidad. Quedaban un par de jornadas para el final de la Liga, y la lucha entre Barcelona y Madrid radicaba en un punto de diferencia: 90 de los madridistas por 89 para los azulgrana. En la jornada 36, los blancos visitaban Mallorca, mientras que los de la Ciudad Condal recibían al Tenerife en el Camp Nou.

El partido se complicó a los de Pellegrini con un gol de Aduriz en el minuto 15. Y seguramente esa fue la espoleta que enfadó al portugués, que desató una tormenta perfecta sobre el cielo balear: diez minutos después de que Casillas encajara el gol bermellón, un pase largo de Sergio Ramos no es interceptado por Nunes, y el portugués en carrera, levantó el balón por encima de la salida de Aouate. El partido se equilibraba y daba alas a los blancos. Pero el festival del luso duraría hasta el minuto 82, cuando Pellegrini decidió sustituirle por Benzema. Le daría tiempo para marcar otros dos tantos, arrastrar al equipo hacia la victoria y mantener las esperanzas de optar por el título una jornada más. Su segundo gol fue un compendio de su manera: otro pase largo de Sergio Ramos, control orientado con el pecho y definición por bajo ante una nueva salida de Aouate. El tercero fue espectacular: una acción personal partiendo desde la banda izquierda, en la que se marcha de tres jugadores (del último con una pizca de fortuna al llevarse un rechace) y fusila al meta local con un fuerte disparo con su pierna derecha. Era su primer hat-trick en la Liga española, después de cinco dobletes y de haber marcado en 17 jornadas (se había perdido seis partidos ligueros por lesión y otros tres por sanción). Desde entonces Cristiano cogió su fusil…

El balón con el que Cristiano firmó su primer hat-trick como madridista.

El partido ante el Mallorca abrió la espita goleadora de Cristiano: en las ocho siguientes temporadas marcaría un total de 43 hat-tricks más: en otros 35 encuentros anotaría tres goles, en seis ocasiones marcaría cuatro tantos, también lograría dos répoker (cinco goles marcados en un mismo partido). En total en 44 ocasiones marcaría tres goles o más. Su distribución por competiciones es la siguiente: 27 hat-tricks en Liga, dos en Copa, seis en Champions y uno en el Mundial de Clubes. En cinco partidos ligueros anotó cuatro goles y en otro de Champions (Malmö) también perforó la meta cuatro veces. Sus dos répoker (cinco goles) los logró en Liga: ante el Espanyol y el Granada. Su último gol fue ante el Villarreal, con un remate de cabeza. Pero en Mallorca, Cristiano cogió su fusil y lo dejaría con un registro brutal. Aquel balón, formado por sus compañeros, reside ahora en su museo de Madeira.