REAL MADRID

Camavinga: primeros contactos

Juni Calafat está en contacto con el entorno del medio de 17 años. No hay ninguna cláusula que le obligue a estar otra campaña más en el Rennes.

El Real Madrid ya ha movido ficha por Camavinga. Hay un primer acercamiento del club blanco con el entorno del futbolista de 17 años de origen angoleño. El encargado ha sido Juni Calafat, que cada vez tiene más peso en la escena internacional de fichajes del Real Madrid. Se ha tratado sólo de una primera toma de contacto. Un sondeo para conocer la situación del centrocampista de moda. Cualquier negociación con el Rennes queda emplazada para el verano y la haría el Madrid de forma oficial con el propio Rennes. Es política del club blanco ir de cara con las entidades a las que quiere comprar algún jugador, pero también es lógico que intente tener claro, primero, el escenario en el que hay que trabajar.

El Madrid ya sabe que no existe ninguna cláusula firmada que obligue al joven centrocampista a permanecer un año más en el Rennes si se clasifica para la Champions, como se había publicado en Francia. Tras la anulación del campeonato galo, siendo tercero en Rennes, ha entrado en la fase previa de la gran competición continental. Pero eso no afecta a la situación de Camavinga. Ni siquiera hay un pacto verbal para que continúe allí por ese motivo según informan a este periódico fuentes conocedoras de su situación.

El jugador.

Con lo que respecta al jugador, según ha podido saber AS, Camavinga está sopesando seriamente la posibilidad de abandonar el Rennes este verano. Renovó hace sólo unos meses, pero lo hizo hasta 2022. Cree que es el momento de dar el salto a un grande después de haber sido la gran sensación del campeonato (36 partidos este curso, un gol, dos asistencias), incluido, a pesar de su juventud, en el once ideal elaborado por los internautas de France Football. En el entorno del jugador, de cualquier manera, prefieren ser cautos, conscientes de que para que Camavinga salga, el comprador tiene que negociar el precio con el Rennes, propiedad del magnate François Pinault.

Fuentes próximas a Camavinga aseguraron a AS que antes del estallido de la crisis derivada del coronavirus se había establecido un precio por Camavinga que rondaba los 50 millones. "Pero ahora sería muy difícil saberlo", nos dicen, "por la inestabilidad del mercado por la propia crisis y por el interés de los principales equipos de Europa en él". PSG y Juventus también se han interesado formalmente por el centrocampista.

Su club.

El Rennes comienza a sentir la presión propia de tener a la joya del fútbol europeo, la mayor irrupción de un joven después de Mbappé. No en vano, Camavinga ha sido el primer nacido en 2002 en debutar en cualquiera de las cinco grandes Ligas de Europa. Todo un récord. Pero ante esa presión, la entidad francesa está guardando al jugador, intentando que no hable más que para los medios oficiales del propio club.

Después de estos primeros contactos con el jugador, el Madrid supo, por ejemplo, que Camavinga obtuvo la nacionalidad francesa hace unos meses, en noviembre. Eso ayuda mucho a su contratación, ya que actualmente en la plantilla blanca hay exceso de extracomunitarios: Militao, Reinier, Vinicius, Rodrygo... Sólo la crisis del coronavirus cortó la proyección del medio, que iba a ser llamado con Francia por Deschamps con sólo 17 años.