ALAVÉS

El Alavés repescará cedidos y tirará de cantera en la 2020-21

El club vitoriano es ya consciente de que no podrá cumplir con sus previsiones de ingresos presentados en la asamblea general de accionistas.

DEMIROVIC  en el ALAVES - FORMENTERA
PAULINO ORIBE DIARIO AS

El coronavirus ha lanzado por los aires todas las previsiones planteadas por el Alavés en la Asamblea General de Accionistas del 27 de diciembre de 2019. No se cumplirán las cifras en publicidad, taquillas o abonados por ejemplo. Si no se puede ir al fútbol hasta que se descubra y se universalice la vacuna, ¿quién se va a hacer socio? Lo primero que tiene que hacer el club es decidir cómo va a compensar a la gente por los partidos que, previsiblemente, se pueda perder y que ya ha pagado.

"Que los clubes se olviden de fichajes y que piensen en la cantera y en recuperar a los cedidos". Son palabras de Javier Tebas, responsable de la LaLiga este miércoles. En el caso del Alavés parece bastante claro que le van a hacer caso a pies juntillas. No cabe otra decisión ante un panorama tan desolador. El baloncesto (Baskonia) también tendrá que apretarse el cinturón porque la mina en la que saca oro tiene un nombre muy claro: derechos televisivos del Alavés. Se habla de dos sociedades independientes pero siempre hay decisiones para beber del manantial del fútbol, ya sea con la compra de media ciudad deportiva del BAKH o mediante el pago de un canon porque todos los empleados del Alavés proceden del Grupo Baskonia.

Vender un jugador a buen precio es, ahora mismo, una entelequia. Las opciones de colocar a Pacheco, Laguardia, Lucas o Joselu caerán, seguramente, en saco roto. Habrá que tirar, como sugiere Tebas de canteranos (Aritz, Javi López, Paulino) o de cedidos (Demirovic, Javi Muñoz o Miérez por ejemplo). Al margen de los que juegan prestados en Vitoria y que regresarán a sus clubes de origen (son siete) el resto de la plantilla 2019-20 tiene contrato en vigor, como mínimo, hasta junio de 2021. Es posible que se haga un esfuerzo por Camarasa y Burke para que se queden en propiedad. Se acercan tiempos muy complicados en todos los clubes y en entidades pequeñas como el Alavés, mucho más. Menos mal que a nivel deportivo el equipo de Asier Garitano lleva una buena dinámica fuera de los puestos de descenso con 32 puntos.