RACING

Manolo Higuera consigue la pena máxima para Pernía

Nacho Cubero

El exjugador y expresidente lideró los procesos que han culminado con duras penas de prisión para sus predecesores Ángel Lavín, Harry, y Francisco Pernía

Apenas pudo jugar 22 partidos en el Racing. Era un extremo izquierdo fino, de calidad, con gran pie para el balón parado, pero le faltaba físico y gol para jugar en Primera. Además, su mejor amigo, casi un hermano, Álvaro Cervera, le tapó el sitio. Pese a esto, Manolo Higuera es, muy probablemente, el exjugador del Racing más trascendente para la entidad en 107 años de historia. No solo lideró al club, como presidente, en los momentos más desesperados de la institución, abocada a la liquidación cuando ocupó el cargo (aunque no pudo culminar el ascenso), sino que ahora, desde su profesión de abogado, se está ocupando de cobrar las facturas en nombre del Racing. De momento, ya se ha llevado por delante a Ángel Lavín, Harry, y a Francisco Pernía. A ambos expresidentes les separa solo un recurso de entrar en la cárcel.

Francisco Pernía, como antes Harry, ha sido condenado tras un largo proceso de siete años y medio desde que el 27 de diciembre de 2012 la Asociación de exjugadores presentó la denuncia que lo inició todo. Aquella querella, presentada físicamente por Víctor y Gelucho, dos jugadores de los noventa, la había redactado Higuera, que a lo largo de todo el proceso ha sido la mano que meció la cuna. Tanto la fiscalía como los abogados que han representado al Racing, Javier Noriega, y AUPA, la asociación de pequeños accionistas, Pablo Mora, han actuado a rebufo y perfectamente coordinados con Manolo Higuera. Se vio claramente en las dos vistas, tanto con Harry como con Pernía: el juzgado fue OK Corral, presidente contra presidente. Mano a mano, con momentos de tensión incluidos, Higuera ganó por goleada ambos partidos. Tres años y medio de prisión para Harry y cuatro para Pernía. Solo si triunfan en sus recursos ante el Tribunal Supremo, cosa complicada, podrán evitar el ingreso en prisión.

Para Higuera, las posibilidades que tiene el de Cóbreces en el Supremo no son muchas "ya que solo puede recurrir en casación, no permite la revisión de hechos y es un recurso de máxima dificultad. La sentencia, además, está, muy bien estructurada y creo que las posibilidades de prosperar son casi nulas. Creo que vamos a ver entrar en prisión a Francisco Pernía".

El abogado santanderino, que cumplió 56 años el día antes de comenzar el confinamiento, reconoce que como profesional "se me caían las lágrimas al leer la sentencia. Han sido ocho años muy duros, en los que muchos dijeron que yo era un iluminado y que no me lo iban a admitir siquiera a trámite y como racinguista esto es una deuda que la justicia tenía con el racinguismo. El Racing vivió con Pernía y luego con Harry bajo el yugo de la corrupción y parecía que nunca iba a pasar nada. El que vayan a la cárcel es la manera de que el racinguismo pueda por fin pasar página".