INGLATERRA

Ndombélé: el motivo por el que Mourinho desafió a las normas de confinamiento

El entrenador portugués quedó con el centrocampista para una sesión psicológica. Sessegnon y Davinson aparecieron y recibieron alguna orden.

El Reino Unido vive sus peores días de la ola de contagios y muertes por culpa del coronavirus con casi 1.000 fallecidos en las últimas 24 horas. El país, como otros tantos, ha reaccionado tarde a la pandemia y vive las normas de confinamiento, aunque más suaves de las que se han ejecutado en España. Allí, por ejemplo, se permite realizar deporte una vez al día y es posible hacerlo acompañado con un compañero de piso.

Y en ese estrés ‘pandémico’ emergió la figura de José Mourinho, que fue cazado el martes en un parque de Londres supervisando el entrenamiento de Tanguy Ndombélé. Las imágenes, tomadas por un seguidor del Arsenal, no tardaron en viralizarse. En ellas, además, se pudo ver también Ryan Sessegnon y Davinson Sánchez corriendo juntos a un lado de la carretera del parque donde el portugués se encontraba con Ndombélé. Pero según avanzó The Athletic y pudo confirmar Diario As, Sessegnon y Davinson, que por cierto corrían sin respetar la norma de los dos metros de distancia dictada por el gobierno, no habían sido citados por Mourinho. ¿Qué hacían allí? Sessegnon, Davinson y Ndombélé viven en el mismo bloque de pisos al norte de Londres y cerca de donde el técnico había citado al mediocentro francés. Mourinho pensó que ver cara a cara al exjugador del Lyon podía servir para motivarle y hacerle ver que es una pieza importante después de un primer año corriente en el Tottenham.

El entrenador no le citó para trabajar la condición física del jugador sino como una acción psicológica y siempre respetando las normas de distanciamiento. En un momento de la sesión, Sessegnon y Davinson se acercaron y el portugués aprovechó para darles alguna indicación.

Después, ambos futbolistas fueron grabados sin respetar la distancia social y la polémica estalló hasta el punto de que un portavoz del Tottenham tuvo que salir en público a advertir de las consecuencias que tiene saltarse las normas dictadas contra el COVID-19:” Continuaremos reforzando este mensaje", añadió.

Además, al Tottenham no le agradó que Mourinho acudiera a la sesión con Ndombélé con el chándal del club ya que daba la impresión de que la quedada estaba aprobada por ellos.

El revuelo formado obligó al portugués a pedir perdón y reconocer que el plan no había salido como esperaba con un mensaje de apoyo para los trabajadores sanitarios, con los que estuvo hace dos semanas ayudando cuando el coronavirus era un problema secundario para el gobierno británico: "Acepto que mis acciones no fueron en la línea del protocolo del gobierno ya que sólo debemos tener contacto con gente de nuestra vivienda. Es vital que todos tomemos parte de estas medidas y sigamos los consejos del gobierno para ayudar a nuestros héroes del Servicio Nacional de Salud".