JUEGOS DE TOKIO 2021

Los beneficiados por el aplazamiento de los Juegos

Aunque los Juegos serán Sub-24 y podrán ir los nacidos en 1997, hay jugadores jóvenes a los que les beneficia el cambio porque acumularán experiencia.

Los beneficiados por el aplazamiento de los Juegos

El aplazamiento de los Juegos Olímpicos a 2021 no altera el plan de Luis de la Fuente para la selección olímpica de fútbol, puesto que el COI ha hecho una excepción y esta vez serán Sub-24. Es decir, todo se queda como estaba: podrán ir los futbolistas nacidos a partir de 1997 y tres excepciones superiores a esa edad. El grupo será, por tanto, muy parecido al que hubiera ido este verano. Sin embargo, hay futbolistas a los que los Juegos en 2020 les cogían demasiado jóvenes y que ahora, con un año más de experiencia en la élite, pueden tener más opciones de entrar en la lista final de 18 elegidos. Estos son los principales jugadores que se ‘benefician’ del aplazamiento.

Ferran Torres (nacido en el 2000)

El extremo del Valencia tenía su plaza garantizada después del gran curso que está haciendo. De hecho, tenía muchas papeletas de haber ido citado por Luis Enrique para la Absoluta en la lista de marzo. Lo lógico es que su nombre estuviera entre los 18 elegidos para los Juegos en 2020, aunque su rol será distinto. De luchar por un puesto en el once en 2020 puede pasar a llegar como una de las grandes estrellas de la Selección olímpica en 2021 si mantiene la progresión de los últimos meses.

 Ansu Fati (2002)

Luis de la Fuente le tenía entre los candidatos. Pero pasó de tener una plaza casi segura en octubre a tenerlo muy complicado por su pérdida de protagonismo en el Barça en los últimos meses. La competencia en su puesto es altísima (Olmo, Ferran, Soler…) y era difícil que con sólo 18 plazas se pudiera hacer un hueco. En cambio en 2021, con un año más en la élite, tiene muchas opciones de tener sitio si consigue ser protagonista en un club como el Barcelona.

Eric García (2001)

Es indiscutible en la Sub-21 con sólo 19 años, aunque los Juegos le llegaban demasiado pronto. Este año comienza a asomarse de manera habitual al primer equipo del City (once partidos). Mucho para su edad, aunque no lo suficiente como para desbancar a centrales con mucho recorrido ya en Primera como Núñez, Vallejo, Meré o Pau Torres. En cambio, es un jugador que tiene encandilado a De la Fuente y si consigue ganar todavía más protagonismo en el City (algo que parece evidente porque Guardiola cree mucho en él) tendrá opciones de ir.

Brahim (1999)

Su falta de minutos en el Madrid le ha hecho desaparecer incluso de la Sub-21 de su generación, en la que se suponía que iba a ser una de las grandes estrellas. Pero no hay que olvidar que estuvo preseleccionado para la Eurocopa Sub-21 de 2019, esa en la que se ganó el billete olímpico. Una lesión le impidió ir a la preparación (iba a ser uno de los dos descartes si no había lesiones). No iba a ir, pero estuvo en las quinielas. Algunos de los que le taparon el sitio en esa Eurocopa (Fornals y Pedraza) no podrán ir porque son de 1996. Si el próximo curso juega mucho el sueño olímpico vuelve a ser una realidad para él.

Cucurella (1998)

Se encuentra en la misma situación que Brahim. Estuvo en la preselección para la Eurocopa Sub-21 y fue uno de los descartes. Este año ya tenía bastantes opciones de ir, pero si se mantiene al nivel actual en 2021 será indiscutible. Una lista tan corta como la de los Juegos (sólo 18 por los 23 que suelen ir a Eurocopas o Mundiales) provoca que un jugador como él que te cubre dos posiciones con garantías (lateral o extremo) sea muy valioso. De la Fuente cree en él y, si no tiene un bajón de forma, será un fijo en 2021.

Aleñà (1998)

También estuvo preseleccionado para la Eurocopa Sub-21 (descartado junto a Cucurella). Igual que Brahim era uno de los señalados para liderar a la nueva Sub-21 pero Valverde le condenó al ostracismo en el Barcelona y desapareció de las convocatorias. Ha salido cedido al Betis. Su posición tiene mucha competencia (Fabián y Ceballos serán dos de las tres excepciones), pero si regresa al nivel que exhibió en ese último tramo de la 2018-19 tiene opciones serias de estar en la lista.

Óscar Rodríguez (1998)

Lleva dos años a muy buen nivel en el Leganés y es indiscutible en la actual Sub-21. Debido a la fuerte competencia en todas las demarcaciones que él ocupa (mediocentro, mediapunta o tirado a una banda) tenía remotas opciones de ir en 2020. Pero la temporada que viene se espera que dé el salto a algún equipo de mayor entidad y serán ya tres temporadas consecutivas a buen nivel en Primera. Se le abren las opciones.

Dani Gómez (1998) y Abel Ruiz (2000)

Son dos ejemplos, pero en este último punto podrían entrar todos los delanteros que están en edad de ir a los Juegos. Es la posición en la que menos efectivos tiene De la Fuente, porque sólo Borja Mayoral es un fijo como ‘9’. Dani Gómez está realizando un buen año en el Tenerife, en Segunda, que le podría permitir dar el salto a Primera el año que viene, mientras que Abel Ruiz ha empezado con buen pie en su cesión en el Braga. Si se consolidan en la élite entrarán en las quinielas.