BARCELONA

Bartomeu, el liquidador de vicepresidentes, va ya por siete

Si se confirman las renuncias de Rousaud y Tombas, hasta siete vicepresidentes se habrán ido con 'Barto'. Ya abandonaron Faus, Susana Monje, Carles Vilarrubí, Manel Arroyo y Jordi Mestre.

Bartomeu, el liquidador de vicepresidentes, va ya por siete
Gorka Leiza DIARIO AS

Josep Maria Bartomeu no acepta deslealtades. Al presidente no le tembló el pulso en la reunión telemática de este martes para anunciarle a Emili Rousaud, vicepresidente del área institucional desde hace apenas tres meses, que quería que presentase la renuncia porque ya no confiaba en él. También pidió la marcha de Enrique Tombas i Navarro, hasta ahora vicepresidente cuarto y tesorero del club.

Definitivamente, Bartomeu es una trituradora de vicepresidentes. Desde que entró en la presidencia, y si se confirman las marchas de Rousaud y Tombas, siete vicepresidentes habrán dejado su cargo bajo su mando. Javier Faus fue el primero. El vicepresidente de la polémica con Messi ("el señor Faus es una persona que no sabe nada de fútbol", dijo el argentino) renunció al Barça después del proceso electoral de 2015. Faus tenía cerrado un trato con Qatar Airways para renovar el contrato de patrocinio, pero Bartomeu pidió un aumento y el acuerdo se fue al limbo. Tanto que en 2016 hubo que firmar una ampliación de mínimos antes de la entrada de Rakuten en 2017. Faus lo dejó agotado. Por motivos personales también renunció Susana Monje, vicepresidenta económica. Monje quería imponer una política de cautela económica en un club que se había puesto el objetivo estratégico de los 1.000 millones de ingresos. Dos ideas opuestas que terminaron con su adiós.

El famoso partido a puerta cerrada del 1 de octubre de 2017 contra Las Palmas, envuelto en los disturbios del referéndum ilegal para la independencia de Cataluña, precipitó la dimisión de Carles Vilaubí, vicepresidente institucional, que no compartió que el Barça decidiese jugar ese partido pese a los incidentes y agresiones que se estaban produciendo en los colegios electorales. En julio de 2018, quien se marchó fue el vicepresidente de marketing y media, Manel Arroyo. Lo hizo también por motivos profesionales, pero era evidente que también había disparidad de criterios con la Junta de Bartomeu.

El último en dejarlo, en julio de 2019, fue Jordi Mestre. Vicepresidente deportivo, había quedado tocado por la famosa frase del 200% antes de la huida de Neymar a París. Mestre se marchó por diferencia de criterio deportivo con los técnicos del club. Después de la marcha de Pep Segura, su adiós estaba cantado. “Llevaba un año a contracorriente de un sector de la junta a nivel deportivo y creí que era mejor dar un paso atrás. No quería salir mal de club ni enemistarme con nadie. Los comentarios eran contra Pep Segura y yo aposté fuerte por él. Me sentí implícitamente cuestionado y decidí salir”.

Faus, Monje, Carles Vilarubí, Manel Arroyo, Jordi Mestre. Y ahora, Rousaud y Tombas. Bartomeu, una máquina de fulminar vicepresidentes.