REAL MADRID

El Madrid negocia dos opciones de bajada de sueldo, según la SER

Una reducción de sueldo del 12% en el caso de que se reanuden las competiciones tras la crisis y una bajada del 20% si se cancelan antes de tiempo. Según pudo saber AS, los jugadores han mostrado buena predisposición: el acuerdo puede cerrarse en 48 horas.

El pasado viernes, LaLiga anunció que instaba a los clubes a iniciar ERTE por reducción de la jornada laboral para hacer frente a la crisis generada en el fútbol español por el coronavirus. En un primer momento, el Real Madrid no tenía en su guion emprender esta medida, confiando en la robustez de sus cuentas. Pero tras la reunión de LaLiga con los clubes comenzó a asumir que el nuevo escenario podría empujarle a tomar esta decisión y, según la Cadena SER, ya está negociando reducciones de sueldo con sus jugadores.

Esta información asegura que se han puesto dos opciones sobre la mesa: una reducción de sueldo del 12% en el caso de que se reanuden las competiciones tras la crisis y una bajada del 20% si se cancelan antes de tiempo. La plantilla de baloncesto ya ha dado luz verde a la propuesta y en el club están a la espera de lo que diga la de fútbol. Según pudo saber AS, los jugadores han mostrado buena predisposición y el acuerdo puede cerrarse en 48 horas. Con este pacto se quiere en el club evitar un ERTE.

Por el momento, uno de sus componentes, Toni Kroos, se ha pronunciado este martes de forma pública sobre una eventual bajada de salario y no se mostró muy partidario de la medida: “Una bajada de sueldo es como una donación en vano o para el club. Estoy a favor de que se pague el salario completo y que cada uno haga cosas sensatas con él. A todos se les pide que ayuden donde sea necesario, y hay muchos lugares donde es necesario”.

En el Madrid ya se ha tomado conciencia de que estamos en el peor de los escenarios ya que ni siquiera en el club barajan una fecha de regreso. Están a la espera de lo que decidan las instituciones. El colchón financiero de la entidad, que tiene 156 millones en tesorería (en caja, listos para afrontar cualquier contingencia) y un beneficio neto acumulado en la última década de 350 millones de euros, amortigua los primeros golpes pero hay preocupación porque es horizonte sobre cuándo se podrá jugar al fútbol es una incógnita.