SELECCIÓN ESPAÑOLA

Cracks del Siglo XXI: Pino, la nueva promesa canaria

El Villarreal se adelantó al Barça para fichar a este prometedor extremo cuando era Cadete. El proyecto de futuro de los castellonenses, clave en la decisión.

Cracks del Siglo XXI: Pino, la nueva promesa canaria
Villarreal C. F.

Yéremi Pino (Gran Canaria, 2002) es uno de los últimos futbolistas en destacar en la siempre fructífera cantera canaria. Se trata de un extremo clásico, con uno contra uno, velocidad, arrancada y buen golpeo de balón en los centros. Pero, además, reúne condiciones que le permiten adaptarse al fútbol moderno: le gusta pisar área y tiene mucho gol. Eso le permite poder ocupar tres demarcaciones: extremo por cualquiera de las dos bandas e incluso falso nueve. Por la derecha, al ser diestro, actúa como extremo clásico, buscando línea de fondo, mientras que en la izquierda le gusta tirar diagonales para explotar su buena pegada. Pino disfruta con movilidad, pudiendo intercambiar sus posiciones varias veces durante un partido.

Nacido en Las Palmas de Gran Canaria, Pino comenzó a dar sus primeros pasos como futbolista en el Barrio Atlántico. Después pasó a Huracán antes de llamar la atención de Las Palmas. En 2016, siendo primer año de Cadete, se produjo un momento clave en su carrera: Andrés Clavijo le convocó para jugar con la selección canaria el Campeonato de España disputado en el estadio de La Salud, en Tenerife. En aquel torneo, repleto de ojeadores, Yéremi destacó.

Villarreal y Barcelona se pusieron en contacto con su familia y agentes para trasladarles su interés en incorporarle a sus canteras, puesto que quedaba libre. Finalmente, Pino se decantó por los castellonenses. La oferta económica era importante por parte de ambos clubes, pero en el plano deportivo el Villarreal le ofrecía un proyecto de llegar al primer equipo en unos años. Le blindaron con un contrato de cuatro años y una cláusula de tres millones de euros.

Pino también es un fijo en las categorías inferiores de la Selección española, donde le tocó vivir el que hasta ahora ha sido el peor momento de su carrera. Estaba convocado para jugar el Mundial Sub-17 que tuvo lugar en Brasil a finales de 2019. Era una de las piezas importantes de La Rojita, pero sólo un día antes del inicio del campeonato tuvo que regresar a España. Un balonazo fortuito en un entrenamiento le provocó un traumatismo ocular que le impedía disputar el torneo. Es una espina que Yéremi aún tiene clavada y que espera poder sacarse en el futuro…