ATLÉTICO DE MADRID

Pantic fue el gran descubrimiento de Antic en el Atlético

Milinko Pantic costó 75 millones de pesetas (unos 450.000 euros). Antic incluso pensó en costear de su bolsillo este fichaje, que a la postre fue decisivo para los éxitos del equipo.

Milinko Pantic fue el gran descubrimiento de Radomir Antic en el Atlético. Nadie sabía nada de él pero Antic apostó fuerte por su fichaje. Sole jugaba en el Panionios y era un gran desconocido para el fútbol europeo. Antic convenció a los dirigentes del club madrileño para que lo trajeran. Incluso estaba dispuesto a poner parte de lo que costó su fichaje, unos 75 millones de pesetas (unos  450.000 euros). Finalmente Pantic, con 29 años, llegó al Atlético. Y en tres años se convirtió en una leyenda del club, tras ganar Liga y Copa.

Pantic fue el cerebro de un equipo que acabó jugando a las mil maravillas y se conocía a la perfección todos los mecanismos del juego. El serbio se convirtió en un especialista en jugadas a balón parado. Un córner o una falta al borde del área era sinónimo de peligro, ocasión clara de gol, porque en el golpeo estaba Sole Pantic. Marcó goles de todos los colores en lanzamientos de falta e hizo el 1-0 que le dio el título copero en la final de Zaragoza. Lo hizo de cabeza, lo que le valió que Jesús Gil le hiciera un busto.

Tras tres años Pantic se marchó del Atlético, una decisión que consideró siempre errónea. Pantic protagonizó otro partido para la historia, un choque copero en el que el Atlético perdió 5-4 en el Camp Nou ante el Barcelona y donde anotó los cuatro goles. Se ganó el cariño de la hinchada y un ramo de flores siempre estuvo junto a un córner en el estadio Vicente Calderón. Y todo gracias a Radomir Antic, su valedor, su descubridor.