VALENCIA

Gabriel aprueba en español

El central brasileño espera cita para jurar la Constitución tras superar los dos exámenes del Instituto Cervantes. El club quiere renovarle.

Gabriel Paulista.
Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa

Gabriel Paulista está ya sólo a la espera de que el Gobierno de España le ponga hora y fecha para jurar la Constitución y lograr así su ansiada doble nacionalidad. El brasileño aprobó antes del confinamiento por la crisis del COVID-19 las dos pruebas del Instituto Cervantes: ya tiene el diploma de español nivel A2 y superó el examen de conocimientos constitucionales y socioculturales de España. Gabriel confía en tener el pasaporte antes del verano y poder así alistarse en los planes de Luis Enrique.

Su nacionalización también la espera el Valencia, que liberará una plaza de extracomunitario. El club, a día de hoy, tiene el cupo cubierto con Kang-in Lee, Maxi Gómez y el propio Gabriel. La nacionalización del central le ampliará el mapa de posibles refuerzos de cara a la próxima temporada sin necesidad de prescindir de ninguno de los tres. De hecho, la intención de César Sánchez es la de ampliarle a Gabriel Paulista el contrato, un futbolista que recientemente mostraba su compromiso con el club de Mestalla: "Espero algún día ser uno de sus capitanes".

César ha mantenido una primera toma de contacto con los agentes del jugador para transmitirles su voluntad de sentarse a negociar una ampliación contractual. Gabriel acaba contrato en 2022 y César, pese a que el jugador cumplirá 30 años en noviembre, tiene claro que es uno de los perfiles que quiere mantener en la plantilla. Gabriel, que sueña con defender la camiseta de La Roja en la próxima Eurocopa, tiene un currículum de lesiones que lleva a pensar que tiene cuerda para rato. Desde que en 2013 recaló en Europa (Villarreal, Arsenal y Valencia), sólo se ha perdido por lesión 22 de 345 partidos posibles (6,3%).

Los contactos para ampliarle el contrato forman parte de una serie de negociaciones abiertas por el Valencia para consolidar una columna vertebral con los futbolistas que tiene en la actual plantilla. Con Jaume Domenech y Carlos Soler recién renovados, César también abordará en los próximos meses negociaciones con José Luis Gayà, Wass y Coquelin. Ello no quita que las dos renovaciones que urge resolver a estas alturas sean las de Ezequiel Garay (finaliza contrato el próximo 30 de junio) y, sobre todo, Ferran Torres (con contrato hasta junio de 2021).

La nacionalización de Gabriel también la sigue de cerca Luis Enrique. "Evidentemente, estoy atento", comentó recientemente el seleccionador español. Gabriel, titular indiscutible en el Valencia, será una opción más entre el limitado ramillete de centrales que tiene a su disposición Luis Enrique. Gabriel, de hecho, ha declarado en varias ocasiones su deseo de renunciar a poder jugar con Brasil si España le llamara.

El aplazamiento de la Eurocopa hasta 2021 por la actual crisis del coronavirus ha jugado a favor de los intereses del central blanquinegro, que gana tiempo para conseguir el pasaporte español y también ampliará el número de oportunidades (convocatorias) previas a la mencionada cita continental. Así, a más de un año vista de que se pueda celebrar la Eurocopa, el central del Valencia da por hecho que comenzará la próxima temporada con los papeles en toda regla para recibir la llamada de la Selección española.

Solidario con sus orígenes: material sanitario al club en el que empezó

Gabriel Paulista, pese a querer conseguir la doble nacionalidad y jugar con España, no olvida ni mucho menos sus orígenes. Menos en tiempos delicados como los actuales. El central ha hecho llegar material sanitario (mascarillas) y alimentos al modesto club en el que empezó a jugar al fútbol, el Esporte Clube Eledy, situado en un barrio humilde de Sao Paulo.