SI NO ESTUVIÉSEMOS CONFINADOS

Neymar incendia los cuartos

Una fiesta y la mala mar impiden que juegue ante el Metz. Denuncia al Barça y lo invita a París. Messi aburre al Pizjuán. Mané gana en Aintree

Neymar incendia los cuartos
FRANCK FIFE AFP

Mareado. Después de que la casualidad emparejara el pasado viernes en el sorteo realizado en la sede de la UEFA en Nyon al Barça y al París Saint-Germain en los cuartos de final de Champions, el morbo se ha disparado. Y ha sido Neymar el que ha apretado el gatillo. El brasileño se enteró del resultado del bombo a bordo del Queen Mary. Neymar había alquilado en exclusiva el bajel para hacer el trayecto de regreso de sus cuartas vacaciones en Brasil en lo que va de año 2020 y así poder alargar la fiesta de celebración del único de sus amigos que se sacó el Graduado Escolar el mes pasado. Como el mar estuvo picado, el astro brasileño no pudo llegar a tiempo al partido de ayer viernes en el Parque de los Príncipes ante el Metz, previo a la visita del Barça en Champions. A la llegada al puerto La Rochelle, el brasileño vomitó hasta la primera papilla al atender a los medios, fruto sin duda del furioso oleaje que le mareó en las últimas millas de la travesía.

Conciliador. En un gesto de buena voluntad hacia el cuadro blaugrana, al que volvió a demandar por vigésimo octava vez justo en el momento en el que navío avistaba Pontevedra, Neymar anunció que él mismo iba a correr con los gastos del desplazamiento de la expedición blaugrana a la Ciudad de la Luz. "Así se ahorran unas perras para mi fichaje, que me han dicho que últimamente van tiesos", declaró. Añadió que "no hace falta que se busquen hotel, que vengan todos a mi casa, que hay sitio de sobra y además he preparado una fiesta de pijamas sin pijamas". La noticia fue recibida con escepticismo por parte de la junta de Bartomeu, pero con buenos ojos por parte de la plantilla. Especialmente de Arthur Melo, que lleva ya una semana en el domicilio de su compañero de selección "comprobando las instalaciones y servicios".

Messi y Sevilla. Ayer se jugó el duelo entre el Barça y el Sevilla, que empezó con llenazo en el Pizjuán, pero que a los diez minutos de encuentro ya se disputó con las gradas desiertas. Cuando en el minuto nueve de partido Messi completó su hat-trick habitual ante los locales (les ha marcado 39 goles en 38 partidos) la grada de preferencia se levantó en pleno diciendo que esto ya lo habían visto antes y se dirigieron a las taquillas para que les devolvieran el dinero.

Grand National. El hipódromo de Aintree, cerca de Liverpool volvió a ser el escenario del mítico Grand National. La carrera terminó como de costumbre. Con más jinetes en urgencias que público en la grada. Los 26 primeros caballos que cruzaron la línea de meta lo hicieron sin jinete, los tres restantes lo hicieron a dos cuerpos de distancia de la plantilla del Liverpool, que se pasó de largo en un contragolpe del partido que a la misma hora se jugaba en Anfield. Ganó Sadio Mané, pero no computará a efecto de apuestas.